• Los atentados aumentan en Navidad, aunque los medios los silencian.
  • En 2017, murieron 200 cristianos en más de 100 atentados.
  • En Kadura son frecuentes los ataques contra los cristianos por parte de pastores fulani (musulmanes).
Al menos 14 cristianos fueron asesinados este lunes en la ciudad nigeriana de Omoku, cuando regresaban de una Misa de medianoche. Los fieles fueron tiroteados, ha informado la policía, con un balance provisional de 14 muertos y 12 heridos, que fueron trasladados al hospital. Omoku está a 90 kilómetros de Port Harcourt, gran centro petrolero y capital del estado de Rivers. En la región actúan poderosas bandas criminales, que luchan con frecuencia entre sí para controlar el territorio. No es un hecho aislado en la violencia contra los cristianos en Nigeria, sino uno más de los atentados perpetrados en ese país durante la Navidad. La semana pasada hubo dos ataques de musulmanes más en el estado de Kaduna. En el primero, murieron cuatro fieles en la aldea de Nimdem y diez más fueron heridos. La culpa, reunirse pacíficamente para cantar villancicos. En el segundo, en la misma área, fueron asesinadas otras seis personas muertas, incluido un niño de seis años. Los cristianos de esa región, que practican la agricultura, son atacados con frecuencia por pastores fulani (musulmanes) mientras compiten por los escasos recursos disponibles. En 2017, los asesinados por conflictos religiosos superaron el centenar con un saldo de 200 cristianos muertos. Andrés Velázquez [email protected]