• La multinacional suiza explica que la cruz se eliminó al simplificar la imagen del envoltorio.
  • Quiere dejar de ser tachada de cristófoba: las iglesias griegas volverán a tener su cruz.
  • "En ningún momento la idea ha sido la de tergiversar la realidad", insiste Nestlé.
  • El gigante alemán habla de un error y subraya que nunca busca expresar puntos de vista ideológicos o políticos.
  • Tras disculparse, Lidl señala que tendrá en cuenta el asunto en los futuros envases.
  • Mientras, Carrefour no rectifica: seguirá suprimiendo la cruz cristiana y mostrando la media luna musulmana.
Hace dos meses, decíamos que Lidl, Nestlé, Carrefour y Supersol eran empresas cobardes, pues habían retirado la cruz de las iglesias de Santorini de sus productos. Ahora, afortunadamente, las dos primeras han decidido rectificar y volverán a colocar la cruz, aunque Carrefour no parece que esté por la labor… Nestlé ha explicado que la cruz se eliminó al simplificar la imagen del envoltorio, ni más ni menos. Y parece que quiere dejar de ser tachada de cristófoba, pues volverán a su envase original: las iglesias griegas tendrán su cruz de nuevo, según informa Actuall. "Las iglesias volverán a tener su cruz porque en ningún momento la idea de Nestlé ha sido la de tergiversar la realidad", ha insistido la multinacional suiza. Por cierto, la rectificación no es baladí y más en estos momentos: tiene cierto temor al boicot a los productos catalanes porque su sede social en España está en Barcelona y no la ha trasladado -algo que sí han hecho ya casi 2.500 empresas desde el pasado 1 de octubre-, a pesar de que tiene fábricas repartidas por todo el país. Por su parte, Lidl ha hablado de que la eliminación de la cruz se debió a un error cometido en la última revisión del embalaje y ha subrayado, en su cuenta de Facebook, como recoge El Huffington Post, que "nunca será nuestra intención expresar puntos de vista ideológicos o políticos en la concepción de nuestros productos. El gigante alemán se ha disculpado y ha afirmado que será un caso prioritario y revisará el diseño de cara a los futuros envases. Mientras, Carrefour no ha rectificado. Por tanto, seguirá suprimiendo la cruz cristiana de sus productos, algo que no hace con la media luna musulmana en todos sus productos de alimentación halal... Es más, seguramente, ni siquiera se atreve a pensarlo: no quiere ofenderles, pero hacerlo con los cristianos parece que no le importa. Cristina Martín [email protected]