• La multinacional suiza desinvierte de este activo no estratégico y así podrá reforzar otras áreas de actividad.
  • Y no perderá poder porque el negocio de dulces en EEUU apenas suponía el 3% de sus ventas totales en el país.
  • Mientras, Ferrero saca el talonario (2.300 millones) y se convierte en la tercera confitera de EEUU.
  • Así, el grupo italiano gana presencia y "emocionantes oportunidades de crecimiento en el mercado del dulce más grande del mundo".
Nestlé y Ferrero sacan tajada del negocio de dulces en EEUU, el mayor mercado del mundo en dicho sector. La primera lo hace vendiendo y la segunda, comprando; pero ambas contentas. Con esta operación, la multinacional suiza desinvierte de este activo que considera o estratégico y así podrá reforzar otras áreas de actividad (alimentación saludable, agua, café, congelados y nutrición infantil) para mejorar sus rentabilidades, según los analistas de Bankinter. Y es que a pesar de ser el primer grupo alimentario del mundo, en lo económico no le va a las mil maravillas como se pudo ver cuando publicó los resultados de 2016 y los del primer semestre de 2017, además tampoco escapa de líos reputacionales (el último, por retirar la cruz de las iglesias griegas de sus productos). Eso sí, conviene destacar que con la citada venta, Nestlé no perderá poder porque el negocio de dulces en EEUU apenas suponía el 3% de sus ventas totales en el mayor mercado del mundo. En concreto, según datos de 2016, dicho negocio tuvo unas ventas de 735 millones de euros, pero en todo EEUU las ventas ascendieron a 21.808 millones. Mientras, Ferrero ha echado mano del talonario (2.287 millones) y se convierte en la tercera confitera de EEUU. Así, el grupo italiano gana presencia en el país que dirige Donald Trump y "nuevas y emocionantes oportunidades de crecimiento en el mercado del dulce más grande del mundo", según ha destacado su Ceo, Giovanni Ferrero. El tercer productor europeo de dulces y el sexto del mundo en dulces y chocolates (con productos como los bombones Ferrero Rocher, la gama Kinder, la crema de chocolate y avellanas Nutella o los caramelos Tic Tac) se hará ahora con más de 20 marcas. Entre ellas, los chocolates Butterfinger, BabyRuth, 100Grand o Wonka, el derecho exclusivo de Crunch y los caramelos LaffyTaffy o Nerds. Además, Ferrero adquiere varias plantas productivas de Nestlé (Bloomington, Franklin Park e Itasca, en Illinois) y continuará operando desde las oficinas de Glendale (California), además de sus actuales ubicaciones en Illinois y New Jersey. En definitiva, todos contentos. Giovanni Ferrero aseguró estar "entusiasmado" con la compra y el Ceo de Nestlé, Mark Schneider, señaló que el grupo italiano es el "hogar perfecto para el negocio de confitería del grupo en EEUU". Ahora sólo falta esperar que las autoridades regulatorias de la competencia den el visto bueno a esta dulce operación. Cristina Martín [email protected]