• El grupo suizo -líder mundial del sector agroalimentario- factura 59.790 millones de euros (-2,1%) hasta septiembre.
  • Las cuentas reflejan el impacto negativo del escándalo de los fideos Maggi en India y de los descuentos en Salud.
  • Las ventas se desploman un 9% en Europa y Oriente Próximo, un 3,1% en mercados emergentes y un 1,7% en América.
  • El objetivo de crecimiento orgánico anual pasa del 5% al 4,5%.
Parece que Nestlé no levanta cabeza, tras su última crisis reputacional. Este viernes, se han conocido sus resultados correspondientes a los nueve primeros meses del año, donde las ventas han caído (-2,1%). Un hecho que ya ha tenido consecuencias: el grupo suizo ha rebajado sus previsiones para el conjunto del año. El líder mundial del sector agroalimentario ha facturado 59.790 millones de euros hasta septiembre, lo cual supone un 2,1% menos que en el mismo periodo de 2014. El Ceo, Paul Bulcke (en la imagen), ha explicado que estas cifras se explican por el impacto negativo de "elementos excepcionales": el escándalo de los fideos Maggi en India y el ajuste de los descuentos en Nestlé Skin Health. Las ventas del gigante suizo se han desplomado un 9% en Europa y Oriente Próximo. Mientras, han caído un 3,1% en los mercados emergentes, debido a la desaceleración y la incertidumbre de China, así como al escándalo en India. Por su parte, en América, sólo han descendido un 1,7%. El descenso en la facturación presentado en los nueve primeros meses del año es superior al del primer semestre (-0,3%). A esto se une el dato de crecimiento orgánico, que se ha desacelerado tres décimas hasta el 4,2%, pues entre enero y junio se situó en el 4,5%. Por este motivo, Nestlé ha rebajado sus previsiones para el conjunto del año: el objetivo de crecimiento orgánico pasa del 5% al 4,5%. Al hilo de los resultados, conviene recordar que la polémica estalló en India después de que varios gobiernos regionales decidieran prohibir temporalmente el consumo de los fideos Maggi al detectar un exceso de plomo. Nestlé tuvo que retirar el producto y afrontar una multa de 47 millones de francos suizos (unos 43,5 millones de euros). Un escándalo que volvió a reflejar cómo la respuesta a las crisis sigue siendo el talón de Aquiles de Nestlé, según explico el portal SWI. La última noticia relacionada con este caso se ha dado precisamente este viernes, cuando la multinacional ha anunciado que empezará a producir de nuevo sus 'noodles' precocinados de Maggi en India, ya que 90 muestras del producto, analizadas en tres laboratorios, dieron niveles de plomo muy por debajo de los límites permitidos. Sin embargo, para vender los nuevos productos, Nestlé esperará a que los tres laboratorios designados los considere aptos. Pero no es el primer escándalo que protagoniza el líder mundial agroalimentario. Al igual que otras multinacionales (entre ellas, Coca-Cola), no trata muy bien a España, donde el año pasado se recuperaron las ventas, aunque su actitud en el resto del mundo tampoco es mejor. Nestlé se ha visto implicada en temas de: explotación infantil en países del Tercer Mundo, deforestación de las selvas de Indonesia, productos adulterados o maltrato animal. Asuntos para nada loables. Cristina Martín [email protected]