• Las ventas tampoco cumplen las expectativas de los analistas: sólo crecen un 2,4%, ascendiendo a 77.753 millones.
  • Por divisiones, Otros Negocios (Nespresso, Ciencia de la Salud, Nutrición Médica y Cuidado de la Piel) vende un 5% más.
  • Es la segunda división en volumen de negocio (8.863 millones), por detrás de Nutrición (8.971 millones) y supera a Agua (6.887 millones).
  • Saca tajada de la reforma fiscal de Trump: recibe 736 millones y se ahorra en impuestos 260 millones al año.
  • No piensa aumentar su participación en L'Oreal y podría vender el negocio de seguros de Vida Gerber, tras la venta del negocio dulce de EEUU a Ferrero.
Nestlé ha defraudado las expectativas de los analistas en sus resultados de 2017, pues ha ganado un 16% menos por la devaluación de su negocio cosmético (en concreto, su división de Cuidado de la Piel). Así, su beneficio neto se ha situado en 6.234 millones. Las ventas tampoco han cumplido con lo esperado, debido a que sólo han crecido un 2,4%, ascendiendo a 77.753 millones de euros. A la debilidad de las ventas, se une el estrechamiento de los márgenes, por el fuerte aumento de los precios de las materias primas, que no ha podido compensarse con el plan de reducción de costes. Por zonas geográficas: en América, las ventas han sido de 24.677 millones ( 0,9%); en Europa, Oriente Medio y norte de África (EMENA), de 14.287 millones ( 2,3%); y en Asia, Oceanía y África subsahariana (AOA), de 14.027 millones ( 4,7%). El Ceo de Nestlé, Mark Schneider (en la imagen) ha destacado que el entorno en Norteamérica y Brasil fue "difícil" por elevada competencia y cambio de hábitos de consumo, según los analistas de Bankinter. Por divisiones, la de Otros Negocios (Nespresso, Ciencia de la Salud, Nutrición Médica y Cuidado de la Piel) ha tenido unas ventas de 8.863 millones, lo que supone casi un 5% más que en 2016. Se trata de la segunda división en volumen de negocio, por detrás de Nestlé Nutrición (8.971 millones, un 1,1% más) y superando a Nestlé Agua (6.887 millones, un 2,1% más). La multinacional suiza saca tajada de la reforma fiscal de Donald Trump, pues la reducción del tipo del impuesto de sociedades le da un beneficio en impuestos diferidos de unos 736 millones. Además, se ahorrará en gastos tributarios 260 millones al año. Respecto al futuro, Nestlé prevé subir sus ventas entre un 2% y un 4% este año y tener unos costes de reestructuración de 606 millones. Entre ellos, está la reducción de plantilla en Francia: al recorte de 450 empleados del pasado septiembre, sumará otros 400 (no reemplazará a los que lleguen a la edad de jubilación), lo que supone el 6,5% de su plantilla en el país. Asimismo, Nestlé no piensa aumentar su participación en L'Oreal, donde es el segundo accionista (23,17% del capital), y podría vender el negocio de seguros de Vida Gerber, que forma parte de la multinacional desde 2007 cuando compró la marca de alimentación infantil Gerber (ahora se anuncia con un niño con síndrome de Down). Claro que la operación más importante será poder materializar la venta del negocio dulce de EEUU a los italianos de Ferrero, si logra el 'visto bueno' de las autoridades regulatorias este primer trimestre. Cristina Martín [email protected]