• Flojo estreno de Román Escolano en Europa: demasiado servil con Alemania.
  • Y sin concretar el papel de España en la Europa sin Reino Unido.
  • Merkel y Macron quieren impulsar la Unión… sólo que no saben hacia dónde.
  • Toda igualdad exige generosidad.
  • Y no se atreve a caminar hacia la similitud de rentas.
El nuevo ministro de Economía, y sucesor de Guindos, se ha estrenado en Europa… de forma evasiva. Sí, era su estreno como ministro pero ya conocía las instituciones europeas: ha sido vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones. El proteccionismo es mala noticia económica. Es lo más profundo que dijo para añadir que no le preocupaban las andanadas de Donald Trump porque había visto una Europa unida… se supone que en el Ecofin o en el Eurogrupo. Escolano se mostró demasiado servil con Alemania, ahora que Merkel ha vuelto y se supone que liderará Europa junto a Macron. Ahora bien, no se sabe hacia dónde va. Tanto la una como el otro han abandonado los principios cristianos que forjaron el continente, y no parece que sea Escolano quien los recupere. Tampoco habrá una marcha hacia la unidad de rentas porque ni Alemania, ni Francia, ni Italia lo aceptan: son los más ricos. Y ojo: si Reino Unido anda perdido el resto de la Unión lo mismo, tras el Brexit. No son una unidad política y su egoísmo se resiente a la hora de crear una unidad económica. Lo cierto es que toda igualdad exige generosidad. Y nadie está dispuesto a ser generoso. Por lo demás, Escolano tampoco explicó cuál será el papel de España en la Europa post-Brexit. Eulogio López [email protected]