• Recientemente fueron capturados también su predecesor en Los Zetas, Omar Treviño Morales, y Servando Gómez 'La Tuta', líder de otro peligroso cartel, el de Los Caballeros Templarios.
  • El Gobierno mexicano se pone las pilas en la lucha contra la delincuencia y el narcotráfico, después del caso de Iguala, donde 43 estudiantes desaparecieron.
  • Pero todavía queda mucho por hacer, pues la violencia en México es endémica y prueba que el país no funciona, según expertos mexicanos en derechos humanos y familia. 
Ya explicamos que todo parece indicar que el Gobierno mexicano, que preside Enrique Peña Nieto, se está poniendo las pilas en la lucha contra la delincuencia y el narcotráfico, después del caso de Iguala, donde 43 estudiantes desaparecieron, presuntamente asesinados por estructuras delictivas, en connivencia con policías locales.

Recientemente, soldados y policías federales de México capturaron a Omar Treviño Morales, líder del sanguinario cártel de Los Zetas. Pero es que, antes, también fue apresado Servando Gómez 'La Tuta', líder de otro peligroso cartel, el de Los Caballeros Templarios, que además son rivales de los Zetas.

Pues bien: la Procuraduría General de la República de México informó de que Ramiro Pérez (en la imagen), comandante regional del cártel de Los Zetas, fue también arrestado este lunes en Tamaulipas. Pérez había sido identificado por el Gobierno mexicano como el nuevo líder de la organización criminal tras la detención de Óscar Treviño Morales a principios de marzo. Bajo el alias de "el Rama", el detenido integraba la lista de objetivos prioritarios establecidos por el gobierno federal, cuenta Infobae

Lo dicho: el Gobierno mexicano se está poniendo las pilas. Pero todavía queda mucho por hacer, pues, como recogimos, la violencia en México es endémica y prueba que el país no funciona, según expertos en derechos humanos y familia.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]