• Los informes revelan que entre la noche del 26 y hasta la madrugada del 27 hubo dos unidades de la Fuerza de Reacción de un batallón patrullando las calles; vieron los cadáveres y acudieron a los hospitales donde encontraron a los heridos.
  • El día 27 los estudiantes buscaban por las calles a sus compañeros desaparecidos y otros declaraban ante el ministerio público, pero el reporte de los patrullajes que hizo ese día personal del 27 batallón culmina con un "sin novedad". 
Contextualicemos los hechos: los 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa desaparecieron el pasado 26 de septiembre en la ciudad de Iguala (Estado de Guerrero) a manos de policías corruptos y miembros del cártel de Guerreros Unidos. Según la investigación oficial, los jóvenes fueron asesinados e incinerados en un basurero, una versión que los padres se resisten a creer.

Ahora, un informe del 27 Batallón de Infantería, con sede en Iguala, publicado por el semanario mexicano Proceso, compromete al Ejército de México en el caso de los 43 estudiantes desaparecidos.

Personal castrense lo supo esa noche y posiblemente estuvo presente, como quedó escrito en el informe, según la información de Proceso. Los reportes revelan que entre la noche del 26 y hasta la madrugada del 27 hubo dos unidades de la Fuerza de Reacción de ese batallón patrullando las calles; vieron los cadáveres y acudieron a los hospitales donde encontraron a los heridos. Por lo que estaban informados sobre lo sucedido.

Durante esa madrugada, los 43 normalistas fueron desaparecidos. El día 27 los estudiantes buscaban por las calles a sus compañeros desaparecidos y otros declaraban ante el ministerio público, pero el reporte de los patrullajes que hizo ese día personal del 27 batallón culmina con un "sin novedad".

"Aproximadamente a las 22:30 horas arribaron al lugar tres patrullas más a bordo de las cuales bajaron policías vestidos de negro, encapuchados, los cuales les dijeron a los estudiantes que se bajaran, por lo que los estudiantes les mencionaron que tenían compañeros heridos, sin especificar qué tipo, aproximadamente 22:35 horas los policías que llegaron trataron de bajar a los estudiantes".

Así comienza el informe del 27 Batallón de Infantería, firmado por Raúl Isidro Burgos, entregado a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y que expone lo ocurrido la noche del 26 de septiembre, cuando los normalistas de Ayotzinapa fueron detenidos y 43 de ellos resultaron secuestrados y presuntamente asesinados.

Pero es que incluso el expediente entregado fue manipulado. Porque a la serie le faltan 97 folios con reportes de los días 26 y 27 de septiembre, incluye notas extemporáneas dando cuenta tardía de detalles no registrados en los primeros informes, líneas enteras le fueron borradas, las fotos censuradas y eliminados los nombres de los militares participantes (sólo se mencionan dos mandos), contiene croquis mal hechos y errores evidentes en temas clave como los sitios donde ocurrieron los hechos o el número y las marcas de los autobuses implicados.

Además, la información difiere de los testimonios de los normalistas sobrevivientes y de ciudadanos que presenciaron los hechos, de declaraciones que han dado autoridades sobre ese día y de algunas pruebas documentales.

Andrés Velázquez
[email protected]