• El padrón realizado por el INE sitúa la cifra en los 2.183.043 personas a 1 de enero de 2015, tras crecer un 6,1% en el último año.
  • Pero el padrón ha ido en ascenso conforme avanzaba la crisis: en 2010 constaban 1,5 millones de españoles fuera, en 2011 sumaban 1,7 millones, en 2012 ascendieron a 1,8 y, en 2013, eran ya 1,9 millones los expatriados.
  • Por lugar de residencia, 1,3 millones de españoles viven en Hispanoamérica, 730.839 en países europeos, 30.441 en Asia, 19.863 en Oceanía y 18.274 en África. 
El Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero (PERE) tenía 2.183.043 inscritos el 1 de enero de 2015, un 48 por ciento más que en la misma fecha del año 2009, cuando eran 1,4 millones de personas, y un 6,1% más que en el año 2014, según los datos difundidos este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE).
 
Pero es que este registro se ha ido ampliando a medida que avanzaba la crisis económica: en 2010 constaban 1,5 millones de españoles fuera, en 2011 sumaban 1,7 millones, en 2012 ascendieron a 1,8 y, en 2013, eran ya 1,9 millones los expatriados. Y a 1 de enero de 2014 se superó por primera vez la barrera de los dos millones de españoles viviendo en otros países: 124.995 españoles más se registraron en el extranjero durante el año pasado.

Más de un tercio de los españoles que figuran en el PERE (33,6%), 733.387 personas, nacieron en España, mientras el 59,7% lo hicieron en el país en el que residen actualmente y un 6,3% en otros Estados. La mayoría de los inscritos (62,7%) están en edad laboral, un 15% tiene menos de 16 años y un 22,3%, más de 65.
 
Por lugar de residencia, 1,3 millones de españoles viven en Hispanoamérica, 730.839 en países europeos, 30.441 en Asia, 19.863 en Oceanía y 18.274 en África. El 54,5% de los menores de 16 años vive en países americanos y el 40,1 por ciento, en europeos. En cuanto a la población activa, el 62% está en América y el 35% en Europa.

No obstante, en este registro (Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero (PERE) no todos los emigrantes se inscriben al no ser obligatorio, salvo para querer ejercer el derecho a voto. O sea, que puede haber más españoles fuera...

José Ángel Gutiérrez
[email protected]