• El Gobierno aprobó el pasado viernes un reparto extra de 7.890 millones a las autonomías y Cataluña fue la más beneficiada.
  • El ministro de Hacienda pide que cumpla "cuanto antes" la condición de no usar los 3.035 millones del FLA en gastos independentistas para recibirlos.
  • Esas condiciones pueden llegar hasta la intervención de las cuentas bancarias catalanas.
  • Y llevó a CiU al 'escándalo de la Generalitat': la suspensión de la autonomía financiera, no les deja otro camino que el de ser "un estado independiente", según Homs.
  • También hay respuesta política: Mas creará un nuevo partido que sustituirá a CDC y servirá "para crear un nuevo país".
  • Su antiguo socio, Duran i Lleida, critica que el Gobierno use el FLA para "sacar pecho" por interés electoral.
  • Mientras, Rufián (ERC), ve "chantaje" en las condiciones y Chacón (PSC) lamenta que Montoro "castigue" a los catalanes.
Este lunes, el ministerio de Hacienda, Cristóbal Montoro (en la imagen), ha apretado aún más las clavijas a Cataluña. Y es que ha encargado a la Intervención General del Estado, al Instituto Nacional de Estadística y al Banco de España que investiguen qué ha pasado con los 1.300 millones de euros que la región no contabilizó. Montoro ha pedido que Cataluña cumpla "cuanto antes" la condición de no usar los 3.035 millones del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) en gastos independentistas para poder recibirlos. Así, el titular de las arcas públicas busca ponerles un poco más difícil las cosas a los catalanes y sobrevuela una amenaza: si la región lo incumple, el Estado intervendrá las cuentas bancarias catalanas. Recuerden que el Gobierno aprobó el pasado viernes un reparto extra de 7.890 millones del Fondo de Financiación a Comunidades Autónomas, bien a través de la Facilidad Financiera o bien a través del FLA. Y, Cataluña fue la más beneficiada, con el fin de garantizar sus servicios públicos. Desde las filas del Gobierno se ve como una especie de castigo por derrochar tanto dinero. Sin embargo, en la comunidad que hasta hace dos meses presidía Artur Mas lo describen como un chantaje. Además, no les importa que el Estado intervenga las cuentas, pues será el que acabe pagando a las farmacias, por ejemplo. Esto lleva a CiU al 'escándalo de la Generalitat', pues la suspensión de la autonomía financiera, no les deja otro camino que el de ser "un estado independiente", según Francesc Homs. "Para homenajear los 40 años de la muerte de Franco no se les ha ocurrido otra cosa que castigarnos", añadió. Claro que la respuesta política por parte de Cataluña tampoco se ha hecho esperar. Veinticuatro horas después de conocerse el citado reparto, Mas anunciaba que a principios del próximo año creará un nuevo partido, sustituyendo a CDC, y que servirá "para crear un nuevo país". Así, Mas se va a cargar CDC en beneficio propio. Y es que tras la ruptura de CiU y sacudida por la corrupción, Convergencia afronta sus horas más bajas: ya saben, no se presenta al 20-D, sino que concurrirá bajo la marca Democràcia i Llibertat (DLL), y además reincorpora a su tesorero, Andreu Viloca, tras su salida de prisión. Pero ha habido más reacciones políticas por parte de otros partidos. El antiguo socio de CiU y candidato de Unió a las generales, Josep Antoni Duran i Lleida, ha criticado que el Gobierno use el FLA para "sacar pecho" por interés electoral, pues quiere demostrar que el Estado controla a la Generalitat. "Es un gesto de cara a la galería porque tampoco pone tantas nuevas condiciones", ha subrayado. Por su parte, Gabriel Rufián, candidato de ERC a las generales, ve "chantaje" en las condiciones y acusa al Gobierno de usar el FLA "como una especie de institución de chantaje a las comunidades". Mientras, Carme Chacón, candidata del PSC a las generales, lamenta que "castigue" a los catalanes. "Bastante nos ha castigado la derecha catalana socialmente con el empobrecimiento al que ha llevado al país que sólo falta que venga Montoro a castigarnos también. Además, la socialista ha acusado a los Ejecutivos español y catalán de ser "dos gobiernos irresponsables que no han sido capaces de dialogar". Cristina Martín [email protected]