• El ministro de Hacienda dice que ese gasto fue de 138.574 millones en 2007 y este año será de 191.294 millones.
  • Y asegura que es compatible con bajar el gasto público sobre el PIB, que pasará del 42,5% al 41,3%.
  • También con un menor déficit, aunque Bruselas ya ha advertido de la desviación y exige más vigilancia.
  • Justifica que la recaudación no crece más por el mayor impacto de la rebaja de IRPF y Sociedades (11.517 millones).
  • "Necesitamos Presupuestos de 2017 y en plazo", añade, otra cosa es que lo consiga por falta de acuerdo.
  • No se olvida de los ayuntamientos: "La nueva financiación autonómica tiene que ir en paralelo a la local".
Este jueves, en su comparecencia en el Senado, el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro (en la imagen), ha respondido a los partidos de la oposición que le han criticado muchas veces por el gasto social. "No se ha reducido", ha afirmado de forma tajante, pues ha aumentado más de 50.000 millones de euros desde 2007. "Unas cifras que no gustan a los partidos radicales", ha añadido. Y como a Montoro le encantan los números, ha aludido a la Estrategia de Política Fiscal (ver documento), donde se ve que el gasto en protección social (pensiones, desempleo, dependencia, discapacidad…) será de 191.294 millones de euros. Cuantía que supera con creces los 138.574 millones que se destinaron en 2007, cuando gobernaba el PSOE de Zapatero. Además, Montoro ha presumido de que se gasta más en educación (45.382 millones, en vez de 43.336) y salud (68.840 millones, en lugar de 61.238). Un mayor gasto social en la última década ha sido compatible con una bajada del gasto público sobre el PIB, que pasará del 42,5% al 41,3%. Y también con un menor déficit, aunque "el ejercicio de 2017 será el más difícil" en este sentido. En el tema del déficit, cómo no, Montoro ha hecho algo de propaganda: "Bruselas ha valorado positivamente el proyecto y ve factible reducir el déficit público sin tomar medidas adicionales". Todo esto a pesar de que Bruselas nos ha advertido de una "pequeña desviación" del objetivo (situándose en el 3,3% en vez de en el 3,1%) y ha pedido vigilancia. Además, Montoro también ha dado un avisillo al respecto: "todos los grupos políticos tienen corresponsabilidades en esto". En esta legislatura, la tarea es "vencer la crisis más dura" que hemos tenido, algo en lo que ya vamos avanzando, según el ministro, y que se logrará si continuamos con el crecimiento económico y se crean otros 2 millones de empleos. Éstos, sumados a los 1,5 millones que ya se han creado, compensarían los 3,5 millones de empleos que se han destruido durante la crisis. Montoro también ha presumido de bajada de impuestos, pues la rebaja de IRPF y del Impuesto de Sociedades ha alcanzado los 11.517 millones entre 2015 y 2016, una cuantía que supera en 2.500 millones lo estimado. El ministro considera que esta es la razón por la que la recaudación no crece más y aboga por no cambiar de políticas. Claro que ahora el Gobierno Rajoy no tiene mayoría, por lo que entendimiento y acuerdo son palabras clave. "Necesitamos Presupuestos de 2017 y en plazo", recuerda Montoro. Y no olvida los ayuntamientos, que el senador de Ciudadanos Francisco Javier Alegre ha definido como la cenicienta del sistema tributario español: "la nueva financiación autonómica tiene que ir en paralelo a la local". Cristina Martín [email protected]