• El mayor fabricante de software quiere crecer en el área social y qué mejor que con una red social para profesionales, con 433 millones de usuarios.
  • Su unidad de computación personal que incluye Windows sigue a la baja y la compra de Nokia fue un error. Sólo salva sus cuentas por la nube.
  • La compra de LinkedIn puede ser su primer acierto en años y vendrá bien a la red social profesional que tenía grandes pérdidas en bolsa.
  • Microsoft se convierte en el centro de todos los focos y eclipsa la conferencia anual de desarrolladores de aplicaciones de Apple.
Este lunes, hemos asistido a un importante movimiento en el sector tecnológico, pues Microsoft ha sabido sacar partido a ser la tercera compañía cotizada más grande del mundo y ha comprado LinkedIn por 23.260 millones de euros. Una cifra astronómica sólo alcanzable para quienes tienen mucho dinero en su cartera y pueden comprar todo lo comprable. El mayor fabricante de software que tiene como Ceo a Satya Nadella quería crecer en el área social y que mejor que hacerlo con una red social para profesionales con 433 millones de usuarios. Una adquisición que supera con creces otras realizadas por el gigante fundado por Bill Gates: en 2011, compró Skype por unos 7.500 millones y en 2013, el negocio de móviles de Nokia por 5.440 millones. Como se pudo ver en sus últimos resultados, la unidad de computación personal de Microsoft -.que incluye el sistema operativo Windows- sigue a la baja, la compra de Nokia fue un error y sólo salvó las cuentas por la nube. Por ello, la compra de LinkedIn puede ser su primer acierto en años. Una operación que vendrá también muy bien a la red social de profesionales que tiene como fundador y Ceo a Jeff Weiner, pues sus pérdidas en bolsa se habían multiplicado por diez en los últimos tiempos, reflejando una delicada situación. A partir de ahora estará bajo el paraguas de Microsoft, pero seguirá siendo una compañía independiente y Weiner seguirá al frente de la misma. Además, curiosamente, con este gran movimiento corporativo, Microsoft se ha convertido en el centro de todos los focos, eclipsando la conferencia anual de desarrolladores de aplicaciones de Apple. Cristina Martín [email protected]