• 1.487 homicidios se cometieron con un arma de fuego, otros 220 con arma blanca y 392 con otro tipo de instrumento.
  • Ante la escalada de la violencia, las religiosas huyen y cierran escuelas... lo que disparará la violencia.
El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) de México ha informado de que se han registrado 2.156 homicidios en enero, lo que lo convierte en el mes más violento desde 1997. El SNSP ha indicado en un informe que 1.487 homicidios se cometieron con un arma de fuego, otros 220 con arma blanca y 392 con otro tipo de instrumento, según ha informado el diario local 'El Sol de México'. Dichas cifras implican que enero constituye el mes más violento desde 1997 dado que, de media, unas 82 personas han sido asesinadas al día en el país, lo que equivale tres o cuatro muertes a la hora. El Secretariado ha indicado que la tasa oficial es de 1,73 homicidios por cada 100.000 habitantes, un récord que supera las cifras de diciembre de 2017. El estado de Colima es el más violento de México, con una tasa de 7,37 casos por cada 100.000 habitantes en enero, lo que equivale a casi cuatro veces más la tasa a nivel nacional. En el estado de Baja California la media es de 5,81 homicidios, seguido por guerrero con 5,63 casos. La ola de violencia en México genera otras malas consecuencias, como el cierre de escuelas. La escuela católica Morelos de Chilapa cerró sus puertas después de que las religiosas que la dirigían, Hermanas Guadalupanas, abandonaron el lugar, según el obispo de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa, Guerrero (México), Mons. Salvador Rangel Mendoza. El abandono de las monjas se debe a que los padres y una de las hermanas de una de las monjas fueron ejecutados, dijo el prelado, expresando preocupación y amargura. "El Señor nos llama a meditar sobre el valor de la vida y la paz. Instamos a las autoridades a realizar una investigación exhaustiva para identificar a los responsables de estas acciones violentas y aplicar las sanciones previstas por la ley", según se lee en el comunicado enviado a la Agencia Fides. José Ángel Gutiérrez [email protected]