• "Había asumido el mando de la organización tras la captura de Carrillo Fuentes", dijo el comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido.
  • El detenido, apodado 'El Chuyín', es acusado de secuestros, homicidios, tráfico de drogas y robo de gasolina.
  • Estados Unidos también buscaba a Salas por tráfico de drogas y lo relaciona con el asesinato de un testigo protegido.
Autoridades mexicanas han confirmado la captura de Jesús Salas Aguayo (en la imagen), considerado como un nuevo líder del cártel de Juárez tras el arresto el año pasado de Vicente 'el Viceroy' Carrillo Fuentes, informa Reuters. Salas fue detenido el viernes por fuerzas federales en el municipio de Villa Ahumada, en el norteño estado de Chihuahua, fronterizo con Estados Unidos donde Ciudad Juárez, ubicada frente a El Paso, Texas, ha sido escenario de las peores oleadas de violencia relacionada con el tráfico de drogas al país vecino. El detenido, apodado 'El Chuyín', ha sido vinculado a la detonación de un coche con explosivos en Ciudad Juárez en julio del 2010, un atentado en el que murieron dos policías federales, un médico y un paramédico. "Había asumido el mando de la organización tras la captura de Carrillo Fuentes", dijo el comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, en un mensaje enviado a los medios. Estados Unidos también buscaba a Salas por tráfico de drogas y lo relaciona con el asesinato de un testigo protegido, José Daniel González Galeana, perpetrado en el 2009 en El Paso. Las autoridades de México lo acusan de secuestros, homicidios, tráfico de drogas y robo de gasolina, un negocio que se ha vuelto muy lucrativo para los cárteles de la droga y provoca graves perjuicios a la petrolera estatal Pemex. Decenas de líderes de los cárteles han sido abatidos o capturados en los últimos años, pese a lo cual la violencia continúa en distintas regiones del país. Por ejemplo, más de 100.000 personas han muerto desde que el ex presidente Felipe Calderón -que gobernó entre 2006 y 2012- lanzó a poco de asumir una campaña frontal contra estas organizaciones delictivas. Y es que la violencia es un mal endémico en México. Y los sucesivos gobiernos se han mostrado incapaces de acabar con él. Y el último en fracasar ha sido el de Enrique Peña Nieto. Aunque parece que últimamente se ha puesto las pilas con las recientes detenciones de los capos de los cárteles. José Ángel Gutiérrez [email protected]