• La canciller alemana no quiere establecer límite a la entrada de refugiados, mientras su socio de Gobierno quiere fijarlo en 200.000 para este año.
  • Pero la negociación se produce después de que unos mil hombres de aspecto árabe o del Norte de África acosasen y robasen de forma organizada a mujeres en Colonia y Hamburgo en Nochevieja.
  • A la vez, Alemania, Suecia y Dinamarca defienden en Bruselas el control de fronteras que ya están practicando ante la crisis de los refugiados.
Según las últimas cifras oficiales, en 2015 entraron en Alemania cerca de 1,1 millones de solicitantes de asilo. Por ello, la canciller alemana, Angela Merkel, insistió ayer en la necesidad de luchar contra las causas que provocan la huida de esos miles de personas y en reducir la llegada de refugiados pero no en fijar un límite, según recoge DW. Merkel hizo esas declaraciones al llegar a la tradicional reunión del día de Reyes con sus socios de la Unión Socialcristiana (CSU) en Wildbad Kreuth (Baviera), y el mismo día en que Alemania, Suecia y Dinamarca han defendido en Bruselas el control de fronteras que están practicando ante la crisis de los refugiados. La canciller indicó que en el encuentro se debatirá sobre el "gran desafío" al que se enfrentará Alemania de nuevo este año por la fuerte oleada de solicitantes de asilo que llegan al país. "Para mí es importante tanto que se lleve a cabo una notable reducción de los refugiados (...) como que al mismo tiempo se mantenga la libertad de movimiento de los ciudadanos dentro de la Unión Europea (UE)", agregó. Desde la CSU, sin embargo, reclaman que se fije un límite máximo de 200.000 refugiados para este año. Pero Merkel se mantiene firme en su oposición a fijar cualquier tipo de límite. Y recordó que la Unión Cristianodemócrata (CDU) y la CSU tiene "muchas posiciones comunes". Y ese debate entre ambos socios de Gobierno se produce mientras Alemania despertó conmocionada por la noticia de que un gran número de mujeres fueron acosadas y asaltadas en Nochevieja en los alrededores de la estación central de ferrocarril de Colonia y en un céntrico barrio de Hamburgo por hombres de aspecto árabe o del Norte de África, informa DW. De acuerdo con datos de la policía, cerca de mil hombres cercaron a las mujeres, las acosaron y les robaron en la plaza delante de la estación central de Colonia en la última noche de 2015. El jefe de la policía de la ciudad, en el oeste de Alemania, Wolfgang Albers, habló el lunes de delitos sexuales "en una forma masiva" y de violaciones. Un portavoz de la policía informó que se han presentado hasta el momento 90 denuncias. El ministro de Justicia alemán, Heiko Maas, aseguró que habrá consecuencias por el acoso de un gran número de mujeres a manos de un grupo de unos mil hombres en Nochevieja en Colonia, en un acto que supone "una nueva dimensión". "Esto supone una forma completamente nueva y una nueva dimensión de criminalidad organizada", declaró en una breve comparecencia ante los medios en Berlín después de que la policía informara que cerca de mil hombres cercaron a mujeres, las acosaron y les robaron en la plaza delante de la estación central de Colonia. "No se trata de la nacionalidad de los asaltantes, sino de lo que han hecho", afirmó sobre los hombres, presuntamente "con aspecto de ser de países árabes o del norte de África". En su opinión, relacionar estos actos con los refugiados se trata de una "instrumentalización". Andrés Velázquez [email protected]