• Rajoy sigue teniendo el problema encima de la mesa: no tiene interlocutor.
  • 2017 ha sido el primer ejercicio de la transformación de Mercadona: suben las ventas pero se reduce el beneficio.
  • Y no baja los precios. Los mantiene.
  • Ojo al dato: Mercadona tiene el 45% de cuota de mercado en venta online. Y eso que aún no ha renovado su web.
  • A Roig ya no le asusta la situación en Cataluña, aunque le sigue preocupando.
El Gobierno de Mariano Rajoy quiere tener un interlocutor en la clase empresarial española. Entendámonos: alguien con la suficiente capacidad como para transmitir las ideas del Ejecutivo al mundo empresarial, sobre todo al Ibex. En otras palabras, busca a alguien a quien llamar en un determinado momento y que sirva de interlocutor empresarial. Como se pueden imaginar, debe ser alguien distinto a Joan Rosell o al futuro presidente de la CEOE. Rajoy tenía dos candidatos: Pablo Isla y Juan Roig (en la imagen), pero ni el presidente de Inditex ni el de Mercadona quieren asumir ese papel. Bastante tienen con sus empresas. El presidente de Mercadona lo ha dejado claro este martes, durante la presentación de resultados de la compañía: ¿Liderar la CEOE o una nueva versión del CEC? "No, yo lidero Mercadona", ha señalado. Lo cierto es que trabajo no le falta. 2017 ha sido el primer año de la transformación de la compañía, anunciada en 2016. Los dos objetivos fundamentales -modernización de las tiendas y mejorar la calidad de los frescos- junto con la nueva apuesta online y la apertura en Portugal, centran las inversiones millonarias que afrontará en los próximos años. Hablamos de 8.500 millones de euros en seis años, 1.500 millones ya en 2018. Y todo sin recurrir al endeudamiento, sólo con recursos propios. Pero ese esfuerzo inversor a largo plazo (1.008 millones en 2017) ha significado reducir el beneficio bruto, que ha sido de 840 millones de euros frente a los 1.186 millones de 2016, y el Ebitda que no ha superado los 754 millones frente a los 1.092 millones de 2016. Al final, el beneficio neto ha sido de 322 millones de euros, un 49% inferior al de un año antes. Otro cambio importante: los precios no bajaron, se mantuvieron. El objetivo a partir de ahora no es reducir el coste del carrito de la compra sino la calidad. ¿Significa esto que Mercadona subirá los precios? No tiene porqué. Según Roig, los precios estarán acorde con la calidad del producto. Ojo al dato: Mercadona tiene el 45% de cuota de mercado online en alimentación. Y eso antes de lanzar su nueva plataforma de venta por internet, prevista para el segundo semestres del año, aunque sólo será operativa en pruebas en Valencia capital. Habrá que esperar a 2020 para verlo funcionar en las grandes ciudades. A Roig ya no le asusta la situación en Cataluña pero le sigue preocupando un problema que, según él, deben solucionar los políticos. Lo mismo que las pensiones. Pablo Ferrer [email protected]