• La compañía se ha beneficiado también de la venta directa a través de internet.
  • Lo peor, el negocio en América, donde la ocupación ha caído un 5,5%.
  • La deuda aumenta un 1,5%, hasta los 780,8 millones de euros, aunque la compañía confía en reducirla a lo largo del ejercicio.
El turismo avanza con paso firme, también el nacional, tan castigado durante los años de crisis. Y eso lo ha notado el grupo hotelero Meliá, que este viernes ha presentado unos buenos resultados trimestrales. La compañía que dirige Gabriel Escarrer Jaume (en la imagen), ha ganado un 38% más, hasta los 21,3 millones de euros. Este beneficio procede, ante todo, del aumento de los precios, que subieron un 8,8%, frente al aumento de la ocupación del 1,1%. En esa subida de tarifas, destaca la costa mediterránea, donde el ascenso fue del 46%. Los establecimientos urbanos de la cadena también registraron un buen comportamiento y subieron los precios un 11,4%. Asimismo, la compañía se ha beneficiado de la venta directa a través de internet, que ha crecido un 40% hasta marzo. Lo peor, durante este periodo, ha estado en América, donde la ocupación ha caído un 5,5%, en parte, por una climatología adversa. Otro dato a tener en cuenta es la deuda que, a 31 de marzo ascendía a 780,8 millones de euros, un 1,5% más que la registrada en diciembre. Pero no se preocupen, según Escarrer, la amortización anticipada de bonos convertibles que la compañía ha realizado recientemente, permite afrontar el año "con una mayor fortaleza financiera". Efectivamente, lo más preocupante no es España, ni tampoco la deuda. Lo que más inquietud genera es la situación del negocio en América. Pablo Ferrer [email protected]