• A pesar de los huracanes, de la devaluación del dólar y de la crisis en Cataluña.
  • Aumenta, incluso, el ingreso medio por habitación disponible en sus hoteles urbanos en España.
  • La cadena abrirá 23 nuevos hoteles en 2018.
  • Y todo bajo una estricta disciplina financiera.
La familia Escarrer, dueña de Meliá, va a enmarcar el año 2017: ha sido el mejor ejercicio de la última década. Un éxito que este miércoles, tras la publicación de los resultados, ha culminado con una subida en bolsa del 7,8%, hasta los 12,1 euros por acción. La capitalización bursátil del grupo alcanza los 2.769 millones de euros. Los resultados, efectivamente, han sido buenos a pesar del impacto negativo de los huracanes en Cuba y Puerto Rico, de la devaluación del dólar y de la crisis en Cataluña, que ha restado 3 millones de euros al Ebitda. No importa. El beneficio ha aumentado un 27,8%, hasta los 128,7 millones, gracias a unos ingresos de 1.885 millones, un 4,6% superiores a los de 2016. En esta línea, el ingreso medio por habitación disponible (RevPar) creció un 5,6%. Incluso, aumentó en el segmento urbano de la cadena ( 18%). De cara a 2018, el grupo prevé 23 nuevas aperturas con un potente foco en la región de Asia Pacífico. Y todo bajo una estricta disciplina financiera, que se concreta en un apalancamiento de 1,9 veces el Ebitda. Pablo Ferrer [email protected]