• La expansión ha ido bien pero con un fuerte apalancamiento.
  • Objetivos más inmediatos del nuevo presidente: recuperar la inversión de años atrás.
  • Aumentar el peso de los hoteles urbanos en las cuentas del grupo.
  • Y mejorar las reservas directas a través de su página web.
Gabriel Escarrer Juliá (81 años) ha cedido todas las labores ejecutivas de Meliá Hotels International a su hijo, hasta ahora vicepresidente, Gabriel Escarrer Jaume (ambos en la imagen). No obstante, el fundador del grupo no se marcha totalmente y permanecerá como presidente no ejecutivo. El cambio no supondrá ningún trauma para la compañía. Escarrer Jaume fue nombrado consejero delegado allá en 1999 y, desde entonces, ha tomado decisiones importantes -transformación tecnológica, modernización de los hoteles, etc.- que han desembocado en la empresa que hoy conocemos. Entre sus últimos hitos, el ingreso en el Ibex 35, en verano de este año. Ahora bien, el nuevo presidente también afronta retos significativos. El primero, reducir la deuda que actualmente alcanza los 1.000 millones de euros. No es algo nuevo en la estrategia de la cadena, que ha vendido hoteles -se ha quedado sólo con la gestión- en Canarias y Baleares, lo que le ha reportado unos ingresos de unos 300 millones de euros. Paralelamente a la reducción de la deuda, Escarrer tendrá que recuperar el grado de inversión, perdido durante la crisis. ¿Dónde irá a parar el grueso de esas inversiones? A América, incluida Cuba, donde el grupo confía en crecer gracias al levantamiento del embargo por parte de Estados Unidos. A lo largo de sus 60 años de historia, Meliá se ha caracterizado por los hoteles vacacionales. Es algo que no ha cambiado. Actualmente, el 'sol y playa' aporta más del 70% del beneficio del grupo. Los hoteles urbanos, por el contrario, sólo significan el 19% de los ingresos totales y Escarrer quiere que aumente. Y en la era digital, no podía faltar el reto de potenciar la venta directa a través de internet. De hecho, el grupo confía en pasar de los 115 millones de euros en 2015 a más de 400 millones en los próximos ejercicios. Pablo Ferrer [email protected]