• Telecinco-Cuatro es dueño del 40% del canal privado catalán 8TV, que cerró 2015 con unas pérdidas de 6,48 millones.
  • Unos números rojos superiores a los del año anterior (-4,6 millones), a los que se suma un patrimonio neto negativo de 3,6 millones.
  • A la vista de las cifras, parece que la alianza estratégica entre Grupo Godó y Mediaset, firmada hace un año, ha sido un fracaso.
  • Mientras, la CNMC da un nuevo palo al Duopolio de TV en publicidad: 600.000 euros porque sus anuncios han interrumpido programas.
  • Mediaset corta las frases a la mitad para introducir publicidad.
  • Claro que este pago a Mediaset y a Atresmedia les importa más bien poco: ganaron 77,2 millones e ingresaron 476,7 millones en el primer trimestre.
Hace un mes, referíamos que el modelo de Mediaset, basado en la telebasura, se empezaba a agotar, pues Atresmedia le había arrebatado el liderazgo en ingresos publicitarios. Pero ahora sabemos que dicho modelo no está lleno de éxito, sino que también se anota algún fracaso: se podría decir que el Ceo de Mediaset, Paolo Vasile (en la imagen), 'ha hundido' aún más la televisión del Grupo Godó, mientras ha sumado una nueva multa por hacer lo que le da la gana en publicidad. El grupo Telecinco-Cuatro es dueño desde hace un año del 40% de la empresa Emissions Digitals de Catalunya, que se encarga de la gestión del canal de televisión privado catalán 8TV. Mientras, el 60% restante sigue en manos del Grupo Godó, editor del periódico La Vanguardia y propietario de la emisora de radio RAC1, que también está en crisis como otros del sector. Pero la entrada de Mediaset no ha mejorado para nada las cuentas del canal, sino que las ha empeorado: a cierre de 2015, presentó unas pérdidas de 6,48 millones de euros, unos números rojos superiores a los del año anterior (-4,6 millones) y además, tuvo un patrimonio negativo de 3,6 millones, muy alejado de los 2,8 millones positivos de 2014. A la vista de las cifras, parece que la "alianza estratégica" entre Grupo Godó y Mediaset, firmada hace un año, ha sido un fracaso. Mientras, conviene subrayar que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha dado un nuevo palo al Duopolio en materia de publicidad. En concreto, le ha impuesto una multa de 600.000 euros (300.000 euros a Mediaset y otros 300.000 euros a Atresmedia) porque sus anuncios han interrumpido programas, infringiendo el artículo 14 de la Ley General de la Comunicación Audiovisual (LGCA). Las interrupciones detectadas por el regulador que preside José María Marín Quemada "son, sin excepción, de diálogos y es evidente que la interrupción de una frase afecta al derecho del telespectador a que se respete la integridad del programa", según señala en la resolución. Pero no es la primera vez que el Duopolio afronta multas ni será la última. Claro que el pago de esta última sanción a Telecinco-Cuatro y a Antena3-La Sexta les importa más bien poco… con todo lo que ganan, la cifra es una minucia que no les preocupa pagar y seguir haciendo lo que les da la gana. En concreto, en el primer trimestre, el Duopolio ganó 77,2 millones (27,15 millones de Atresmedia y 50,1 millones de Mediaset) y tuvo unos ingresos de 476,7 millones (246 millones y 230,7 millones, respectivamente). Es más, los dos grupos acaparan el 86,4% de la tarta publicitaria, con unas respectivas cuotas del 42,8% en el caso de Mediaset y del 43,6% en el de Atresmedia. Pero no sólo eso, también tienen el 57,4% de la audiencia, con unas cuotas del 29,4% y del 27,9%, respectivamente. Eso sí, no esperamos que Mediaset presuma de la multa en sus anuncios corporativos, tal y como hace por el quinto aniversario de su estrategia de bloques cortes en prime time. En dicho tiempo, los bloques en todas sus cadenas duran menos de seis minutos. Cristina Martín [email protected]