• La CNMC le impone otra sanción, de tres millones, por vulnerar las obligaciones publicitarias de la fusión Telecinco-Cuatro.
  • Es una multa más cuantiosa que otras veces (por publicidad encubierta), pero nada detiene al gigante audiovisual.
  • Siempre 'supera' las infracciones por la misma vía, la de los ingresos por publicidad que se 'reparte' con Atresmedia.
  • Esta vez, la multa equivale al 1,6% del beneficio previsto para este año.
Competencia no deja de poner multas a Mediaset, sobre todo por sus excesos publicitarios, y a Mediaset le importa un pito. La última, de tres millones, por vender publicidad de Telecinco y Cuatro de forma conjunta, algo que vulnera los términos en los que se aprobó su fusión. Pero Mediaset recurre o paga, le da lo mismo. La explicación es tan sencilla como recurrente: nunca las multas, por muy cuantiosas que se sean, le hacen la suficiente pupa en sus resultados, porque sus resultados dependen de la publicidad y en eso, con Atresmedia, sí que es uno de los reyes del mando. Son un duopolio en toda regla: entre los dos se reparten el 86% de los ingresos publicitarios, aunque su cuota de pantalla conjunta, con datos de agosto, fue del 57,4%. Les contábamos hace poco que son también el duopolio televisivo más poderoso de Europa. Cuando la Comisión Nacional de Mercados y la Competencia (CNMC), que preside José María Marín Quemada (en la imagen), informó, el viernes 18, de la última sanción a Mediaset no ahorraba elogios: el grupo ha cometido una infracción "muy grave" por haber incumplido determinados compromisos a los que estaba obligada tras aprobarse en 2010 la concentración de Telecinco y Cuatro. En concreto, esos acuerdos le impiden comercializar de forma conjunta por sus dos principales canales. Y la razón de que así sea es garantizar a los anunciantes que puedan contratar publicidad "de forma separada en cada uno de los principales canales del nuevo grupo". Ahora bien, y hay que decirlo todo: que Mediaset tenga que pagar una multa tres millones afecta sólo a 1,6% de su beneficio durante este año. Y a partir de ahí, concluir que o las multas son más grandes o Mediaset seguirá con las mismas prácticas va un trecho insignificante. El expediente sancionador por este motivo fue incoado en marzo de este año y, una vez acreditado que Mediaset ha incumplido, le ha impuesto la multa de tres millones. Entre otras cosas, la CNMC acusa al grupo de "no desarrollar políticas comerciales y de precios que supongan, formalmente o de facto, la venta vinculada, directa o indirectamente, a los anunciantes de los canales Telecinco y Cuatro". ¿Le importan realmente esas multas a Mediaset? Lo más probable es que no, entre otras cosas porque si no fuera así no cometería esas infracciones. La única diferencia de la última multa con las anteriores es que es más cuantiosa. También por razones de publicitarias -en concreto, por publicidad encubierta- la CNMC le ha cascado dos multas en los últimos dos meses: una de 606.006 euros y otra de 130.000 (por incumplir la calificación de edad en sus programas). Y hace apenas seis días, la CNMC le abril otro expediente por igual motivo: burlarse de la ley con los excesos publicitarios. Un suma y sigue. Rafael Esparza [email protected]