• En la Junta General de Accionistas, el presidente defiende la posición de dominio que tienen con Atresmedia en el mercado televisivo.
  • El Ceo, Vasile, subraya que "todo lo que podía, y debía, ir bien fue bien": líderes en audiencia, facturación, resultado, márgenes y dividendo.
  • Entre los riesgos, Mediaset alude al aumento de competidores en TDT, pues hay 21 canales privados, incluidos los que le 'sobran' y donde repone programación.
  • El grupo señala que se necesita estabilidad regulatoria y un nuevo Gobierno que tome medidas a su favor… ¡cómo si éste no lo hubiera hecho!
  • Y dice no a la propuesta de adelantar el 'prime time' para que acabe a las 23 horas: quiere alargarlo hasta la 1 de la madrugada.
  • El 21 de abril comenzará a emitir su nuevo canal, Be Mad, de temática cultural y dirigido a un público masculino. Lo caro es hacer televisión generalista.
Hace unos días, decíamos que la telebasura de Mediaset (Telecinco y Cuatro) da dinero, de hecho llena los bolsillos de Silvio Berlusconi. Ahora, tras un nuevo informe de Beka Finance, toca hablar de lo que pasó en su Junta General de Accionistas, que no nos deja indiferentes. Y es que en la cita, el presidente no ejecutivo de Mediaset España, Alejandro Echevarría (a la derecha de la imagen junto a Paolo Vasile), presumió del Duopolio. ¿Quién lo iba a decir? Echevarría fue elegido Gestevisión (hoy Mediaset España) en 1996, después de que el Grupo Correo (que se unió a Prensa Española y más tarde, dio lugar al actual Grupo Vocento) comprara el 25% de la cadena. En aquel momento, este empresario bilbaíno no hacía otra cosa que decir que le daba mucha vergüenza presidir la televisión de las Mama Chicho -seis jóvenes italianas que salían vestidas de vedettes, bailando una sencilla y pegadiza melodía-. Pero ese no fue más que el origen de lo que vendría después: la telebasura en todo su apogeo. Y paradójicamente, aunque Echevarría se avergüence, no ha dejado de ocupar la silla de presidente y de ganar dinero. Es más, ahora hasta presume del Duopolio. En concreto, en la Junta, defendió la posición de dominio que Mediaset tiene con Atresmedia en el mercado televisivo. Y por si alguien le pedía explicaciones de su postura, ni corto ni perezoso, recordó que las primeras licencias de televisión privada se dieron a Antena 3, Telecinco y al grupo Prisa. "El mercado, con su normal funcionamiento, autodefine tanto su dimensión como su composición", ha añadido. Por su parte, el Ceo, Paolo Vasile, subrayó que "todo lo que podía, y debía, ir bien fue bien", pues fueron líderes en "los cinco aspectos fundamentales de la gestión de una televisión". Estos son: audiencia (31%, la más alta de su historia), facturación (971 millones), resultado neto (166 millones), márgenes (21,1%) y dividendo (167 millones). Claro que Mediaset no sólo habló en la Junta de sus éxitos, sino también de sus riesgos potenciales. Entre ellos, aludió al aumento de competidores en TDT, pues hay 21 canales privados… claro que entre ellos están los que le 'sobran' (FDF, Boing, Divinity y Energy). Se trata de canales temáticos, en los que Mediaset también repone parte de su programación (por ejemplo, 'Aída', 'Gran Hermano', etc.). El grupo de comunicación también señaló que se necesita estabilidad regulatoria y un nuevo Gobierno que tome medidas a su favor… ¡cómo si éste no lo hubiera hecho! Es cierto que le cerró canales, pero también le dio otro en el último concurso que hizo. Pero parece que Mediaset está empeñado en llevarle la contraria a Rajoy y compañía, pues ha dicho no a su propuesta de adelantar el prime time para que acabe a las 23 horas. Es más, le parece corto y quiere alargarlo hasta la 1 de la madrugada. ¡Eso sí que es apostar por la conciliación de la vida familiar y laboral! El próximo 21 de abril comenzará a emitir su nuevo canal, Be Mad. Será de temática cultural (gastronomía, viajes, ciencia, historia, naturaleza y misterio con "un punto de locura") y estará dirigido a un público masculino de poder adquisitivo medio/alto. Al hilo de esto, conviene subrayar que lo caro es hacer televisión de información general (o también denominada generalista), pues es considerada servicio público. Mientras, la televisión temática resulta barata, es más, la mayor parte del contenido se compra a las maior (Disney, Paramount, Discovery, entre otras). Cristina Martín [email protected]