• No entiende que los medios americanos hayan publicado imágenes de las pruebas recogidas en el Manchester y que desvelaran la identidad del yihadista.
  • La filtración deteriora las relaciones entre los países en materia de cooperación contra el terrorismo.
  • El ministro del Interior francés, Gérard Collomb, reveló que el suicida Salman Abedi habría estado recientemente en Trípoli y Siria.
  • La ministra del Interior británica, Amber Rudd, también consideró las filtraciones francesas como "irritantes".
  • Hasta el momento, diez detenidos y el ejército en las calles británicas.
El Gobierno de Theresa May expresó ayer miércoles su malestar por las filtraciones sobre datos del atentado del pasado lunes 22 de mayo en Manchester -en el que murieron 22 personas- por parte de Estados Unidos y Francia. Tanto es así que la primera ministra va a presentar una queja ante el presidente de EEUU, Donald Trump, cuando ambos se encuentren en la cumbre de la OTAN, en Bruselas, este mismo jueves. La BBC asegura que los responsables británicos están "furiosos" por que las imágenes de las pruebas recogidas en el Mánchester Arena aparezcan en la prensa al otro lado del Atlántico. En concreto, varios medios estadounidenses, que daban como fuentes a funcionarios de su país, desvelaron la identidad del terrorista. Tan sólo 24 horas después del atentado, en Estados Unidos se revelaron datos del atacante y se adelantó que se trataba de un suicida. Además, el diario estadounidense The New York Times publicó fotografías de los restos de la bomba usada por el terrorista. El detonador tenía un doble sistema de activado, manual y por radio. En el lugar de la explosión se ha encontrado también una batería especialmente potente, lo que según el NYT indica la voluntad del terrorista de asegurar la detonación. Esta segunda filtración, sin embargo, es más grave y pone en peligro la investigación, según fuentes del Gobierno y de la Policía citadas por la BBC. La cadena británica afirma en su página web, aunque sin citar fuentes, que la policía británica ya ha dejado de compartir información con sus homólogos de EE.UU. Según la información del diario, el torso de Abedi fue encontrado a varios metros del lugar de la explosión, por lo que se cree que portaba el artefacto en una mochila y no en un cinturón. Por su parte, el ministro del Interior francés, Gérard Collomb, apuntó que Salman Abedi habría estado recientemente en Trípoli y Siria. La ministra del Interior británica, Amber Rudd, consideró las filtraciones como "irritantes" y dijo que había dejado claro a sus "amigos" que esto no debería volver a ocurrir. La policía ha detenido hasta el momento a diez personas sospechosas de estar relacionadas con el atentado de Manchester del pasado lunes, entre las que se encuentran dos hermanos y el padre del terrorista suicida, Salman Abedi. En Manchester fue detenido su hermano mayor, Ismail, mientras que en Libia fueron arrestados su padre, Ramadan, y su hermano menor Hashem, quien confesó pertenecer al Estado Islámico. El jefe de la Policía de Manchester, Ian Hopkins dijo que está "muy claro de que se trata de una red" terrorista que podría estar preparando ataques inminentes. En las últimas horas han sido arrestados dos hombres, uno en el área de Withington y el segundo en una zona de Manchester no revelada. El Gobierno británico ha elevado el nivel de alerta a "crítico" y ha desplegado al Ejército por la posibilidad de un atentado inminente, ante la evidencia de que el atentado fue obra de una red y no de un "lobo solitario". José Ángel Gutiérrez [email protected]