• Y sin ella no es posible la masa crítica que busca John Hahn, el hombre que surgió del hielo.
  • Y si no hay masa crítica no hay pelotazo.
  • Másmóvil es el que más crece en banda ancha fija en mayo, aunque sigue muy lejos de los tres grandes, que concentran el 93,7% del mercado.
Másmóvil sigue sin concretar su oferta de televisión y no es por falta de interés. El cuarto operador convergente sabe que si quiere plantar cara a los tres grandes -y a Euskaltel-, necesita la televisión. Dos argumentos: la televisión atrae a los clientes más rentables y favorece su vinculación, es decir, frena su huida a otro operador. Por eso, Másmóvil quiere incorporar servicios de televisión aunque no a cualquier precio. Y es que sin la cuarta pata del cuádruple play no es posible alcanzar la masa crítica que busca John Hahn, el responsable del fondo Providence, máximo accionista de Másmóvil. Y el hombre que surgió del hielo sabe que sin esa masa crítica no habrá pelotazo que valga. Sería el tercero que da en España, después del logrado con ONO y con la venta del Grupo Recoletos a los italianos de RSC Rizzoli. En cualquier caso, hablamos de un objetivo a largo plazo. De momento, y tras la compra de Pepephone y Yoigo, la compañía que dirige Meinrad Spenger está centrada en la captación de clientes convergentes low cost. Y lo está consiguiendo: en mayo fue la teleco que más líneas de banda ancha ganó (29.300), según la CNMC, muy por delante de Orange (7.100). Eso sí, el 93,7% del mercado sigue dominado por Movistar, Vodafone y la citada Orange. Además, el cuarto operador ha logrado agitar el sector. La última muestra, las ofertas low cost, Fusión #0 y Fusión Series, lanzadas esta semana por Movistar, de 45 y 70 euros mensuales respectivamente. A todo esto, Másmóvil ultima el salto del Mercado Alternativo Bursátil, donde cotiza, al Mercado Continuo, aprobado por la Junta de Accionistas celebrada el pasado 22 de junio (en la imagen). Pablo Ferrer [email protected]