• Rechaza la propuesta de resolución porque se basa en información de organizaciones sin credibilidad.
  • El ejército de Al Asad desmintió categóricamente su implicación en el episodio.
  • Donald Trump habla de un probable "crimen de guerra" y dice que "no puede ser ignorado por el mundo civilizado".
  • El número de muertos asciende ya a 72 personas, entre ellos 20 niños y 17 mujeres.
El número de víctimas mortales por el supuesto bombardeo químico ocurrido este martes en la localidad de Jan Sheijún, en el norte de Siria, ha subido a 72 personas, entre ellos 20 niños y 17 mujeres, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. La ONG ha alertado de que en las últimas horas se han producido al menos cinco nuevos bombardeos en Jan Sheijún, llevados a cabo por aviones de guerra no identificados, aunque sin que se registrasen víctimas por el momento. Tanto el Gobierno de Damasco como la oposición se han culpado mutuamente del ataque, aunque el ejército sirio desmintió categóricamente haber estado implicado en el episodio. En ese contexto, el Ministerio de Defensa ruso ha explicado que "aviones de combate sirios atacaron un almacén terrorista que contenía sustancias tóxicas", reza la nota de Moscú, pero Rusia se ha desmarcado del proyecto de resolución en la ONU planteado por Estados Unidos, Francia y el Reino Unido para condenar el supuesto ataque porque se basa en la información de dos organizaciones (los Cascos Blancos y el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos) a las que no da credibilidad. La nota del ministerio ruso añade que "de acuerdo con los datos objetivos de control ruso del espacio aéreo, los aviones de combate sirios atacaron cerca de Jan Seijun un gran almacén terrorista". Se trata de "un taller de fabricación de bombas con sustancias tóxicas", dijo el ministerio, sin especificar si la fuerza aérea siria había golpeado deliberadamente o por accidente este almacén. En una nota oficial, el presidente estadounidense Donald Trump ha afirmado que "el ataque químico perpetrado en Siria contra personas inocentes, incluyendo mujeres y niños, es reprensible y no puede ser ignorado por el mundo civilizado". Habló de un probable "crimen de guerra". Y aseguró, incluso, que Rusia e Irán, como garantes del alto el fuego en Siria, son responsables morales de lo sucedido. Además, opinó que los "atroces actos del régimen de Bachar al Asad son una consecuencia de la debilidad e indecisión" mostradas por el Gobierno del anterior presidente, Barack Obama, quien "en 2012 dijo que establecería una 'línea roja" para intervenir en Siria en el caso de que se usaran armas químicas "y luego no hizo nada". El texto condena el ataque en la localidad siria de Jan Shijún, en la provincia septentrional de Idleb, pide a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) que informe rápidamente sobre su investigación del suceso y exige a las autoridades sirias que colaboren con los expertos internacionales. Andrés Velázquez [email protected]