• El arzobispo de Tánger, el también español Santiago Agrelo, ha decidido denunciar lo ocurrido en un escrito fechado en Tánger ayer miércoles.
  • Agrelo defiende al jesuita y expresa su «orgullo» por la «dedicación a los pobres, sobre todo a los inmigrantes» demostrada por Velázquez, una misión no siempre bien vista por Rabat.
  • «Intentaremos que a los subsaharianos no les falte lo que tenían con el padre Esteban. Lo intentaremos», añade Agrelo.
  • Marruecos, aun siendo un país musulmán, al menos permite la presencia de la Iglesia en su territorio y sus cultos aunque es ilegal evangelizar.
ABC ha informado de que Marruecos ha retirado el permiso de residencia y ha impedido regresar a su puesto en Nador al jesuita español Esteban Velázquez (en la foto), conocido por atender a las comunidades de inmigrantes subsaharianos que tratan de cruzar a territorio europeo. Todo ocurrió el pasado 11 de enero. Tras un «discreto silencio» a la espera de que la situación se resolviese, el arzobispo de Tánger, el también español Santiago Agrelo, ha decidido denunciar lo ocurrido en un escrito fechado en Tánger ayer miércoles. Entiende así este franciscano gallego que el regreso de Velázquez a Nador es casi imposible, según ha reconocido a ABC. «Intentaremos que a los subsaharianos no les falte lo que tenían con el padre Esteban. Lo intentaremos», añade. Agrelo defiende en todo caso al jesuita y expresa su «orgullo» por la «dedicación a los pobres, sobre todo a los inmigrantes» demostrada por Velázquez, una misión no siempre bien vista por Rabat. «Ha aliviado muchas necesidades y ha embellecido la vida de esta comunidad eclesial». Marruecos, aun siendo un país musulmán, permite la presencia de la Iglesia en su territorio y sus cultos aunque es ilegal evangelizar. El arzobispo dice que «vivimos serenamente en medio de la comunidad musulmana nuestra fe cristiana», pero critica las leyes de los estados que «contradicen el espíritu y la letra de la Declaración Universal de los Derechos Humanos» ya que son «evidencia de la hipocresía» con que actúan esos estados. Rabat no ha informado sobre los motivos de esta medida. Tampoco lo ha hecho el Gobierno de España. José Ángel Gutiérrez [email protected]