• El presidente del Gobierno presume de que "la recuperación es innegable y gana fuerza día a día", en su balance de legislatura antes de las vacaciones.
  • Para ello, relata una borrachera de cifras y de gráficos, en la que no olvida mencionar el reconocimiento de organismos internacionales.
  • Se estrena en la presentación de los Presupuestos, de los cuales el 53,5% se destinará a gasto social. Un avance para no dejarlos sin aprobar, como hizo Zapatero.
  • Cataluña. Advierte que velará por el cumplimiento de la ley y que el 27-S habrá elecciones al Parlamento catalán, no plebiscitarias, como dice Artur Mas.
  • Y es muy optimista de cara a las Generales. En una reciente reunión con empresarios, les dijo: ¿cómo no me van a votar con lo que he mejorado la economía?
  • Para él, la estabilidad política es una de las mejores cosas que hemos tenido estos años: "Si se repiten cosas como las que hemos visto en ayuntamientos, es muy malo para España".
Este viernes, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (en la imagen), ha decidido despedirse a lo grande antes de las vacaciones del mes de agosto. Para empezar ha sustituido a su segunda, Soraya, en la comparecencia tras la reunión del Consejo de Ministros, y ha cambiado también el lugar. Sin embargo, para el ocupante de La Moncloa, como diría cantando Julio Iglesias, la vida sigue igual, pues continúa empeñado en ganar las elecciones por sus logros económicos. El político gallego ha presumido de que "la recuperación es innegable y gana fuerza día a día", en su balance de legislatura antes de las vacaciones. Una hora y cuanto en la que ha relatado como un papagayo una auténtica borrachera de cifras y de gráficos, sin olvidar mencionar el reconocimiento a España de múltiples organismos internacionales (OCDE, FMI, Eurostat, etc.). Y es que, en su opinión, "el cambio de situación llega cada vez a más gente". Menos mal, que no hecho gala de orgullo sino de un poquito de humildad, pues es cierto que por mucho que él y sus ministros presuman de recuperación económica, ésta aún no ha llegado a todos los bolsillos de los españoles. Y repite, como si fuera un loro, por enésima vez que van a gobernar hasta el último día de legislatura. ¡No esperábamos menos dado su triunfalismo, señor Mariano! También ha dedicado unas palabras a la mejora del empleo, pues los datos de la última EPA reflejan más ocupados y más afiliados. De hecho, ha alardeado de los datos de Eurostat de este mismo viernes, que animan según Rajoy, pues el 56% de los europeos que han encontrado trabajo son españoles. Sin embargo, sí ha obviado, interesadamente claro está, que la EPA también reflejaba que aún hay 5.149.000 personas en desempleo y que la tasa de paro ha bajado levemente al 22,37%, pero dobla la de la eurozona (11,1%). El presidente también se ha estrenado en la presentación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2016, algo que suele hacer el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Pero no piensen que le ha quitado trabajo al jiennense, le ha dejado el desglose y la explicación pausada ante el Congreso el próximo martes. Conviene recordar que ha adelantado bastante los PGE, pues se solían aprobar a finales de año, pero Mariano no quiere dejarlos sin aprobar, como hizo Zapatero. Entre los datos de los PGE, Rajoy ha hecho gala de su giro social, pues el 53,5% se destinará a gasto social, es decir, un 3,8% más que en 2014. También vuelto a insistir en la consolidación fiscal, subrayando que pasaremos de una situación de prequiebra del 9% a un déficit -que siempre hay que cumplir- del 2,8% el próximo año. Además habrá superávit primario y el techo de gasto será inferior en 5.600 millones al de 2014. El presidente ha querido mandar un recadito a algunas comunidades autónomas y máxime cuando ahora muchas de ellas son gobernadas por múltiples combinaciones de izquierda. En concreto, les ha recalcado que su financiación mejorará, pues contarán con más de 10.000 millones para que puedan mantener sus recursos públicos esenciales -en esto parece que no está incluida la televisión valenciana, señor Puig- y para que puedan cumplir con más facilidad el compromiso de déficit. Rajoy ha anunciado que las pensiones subirán un 0,25% este año y ha dicho que a pesar de que desde principios de año hay casi 900.000 nuevos cotizantes, se necesitan muchos más para equilibrar el Sistema de la Seguridad Social. ¿Por qué no se plantea cambiar las cuotas por el IVA en el pago de las pensiones? Y es que según el 'popular', de cada 100 euros que gaste el Gobierno en los nuevos PGE: 39 irán al pago de pensiones, 7 a las ayudas relacionadas con el desempleo, 8 a otros gastos y 10 a pagar los intereses de la deuda -una pesada mochila que tenemos que ir reduciendo para no dejar esa herencia a nuestros hijos, nietos, bisnietos…-. Además, ha anunciado que habrá más becas, subida de los fondos I D y de la atención a la dependencia. Tras los PGE, tocó otra borrachera de cifras en el balance de legislatura, donde Rajoy ha presumido de la reforma fiscal y también de la reforma de la Administración, que Soraya ha pronunciado hasta la saciedad. Asimismo, el presidente ha hecho un apunte sobre el aumento del sector exterior, el control de la inflación y ha citado de carrerilla el éxito en turismo, la recuperación del crédito y las matriculaciones de coches -gracias fundamentalmente a las numerosas ediciones del PIVE-. Pero el señor Mariano también ha querido incidir en una serie de riesgos que existen, sobre todo por la incertidumbre política. Cataluña es uno de ellos. Rajoy ha advertido por enésima vez que velará por el cumplimiento de la ley y que el 27-S habrá elecciones al Parlamento catalán, no plebiscitarias, como dice Artur Mas. Y hablando de elecciones, el presidente es muy optimista de cara a las generales. De hecho, en una reciente reunión con empresarios, les dijo: ¿cómo no me van a votar con lo que he mejorado la economía? Esto confirma lo dicho al comienzo, Mariano sigue empeñado y obsesionado en ganar en la cita con las urnas por sus logros económicos. Sin embargo, éstos, aunque él no lo quiera ver, pueden no ser suficientes. Pero él sigue considerando que lo que pasó en las elecciones europeas de 2014 y en las municipales y autonómicas del 24-M es sólo un accidente; debería cambiarse las gafas. Aún sigue sin mojarse en dar una fecha concreta para tan importante cita, pero señala que para él la estabilidad política es una de las mejores cosas que hemos tenido estos años: "Si se repiten cosas como las que hemos visto en ayuntamientos, es muy malo para España". ¿Un aviso o recadito a navegantes? Pues hay más, al PSOE le pide que sean coherentes y actúen en consecuencia. Cristina Martín [email protected]