• Ha tomado esta decisión tras reunirse esta mañana con el fiscal general del Estado, José Manuel Maza.
  • Este ha defendido en cualquier caso a Moix, ha dicho que "no había motivos" para su dimisión y ha alegado que "no ha existido en su comportamiento ningún tipo de irregularidad ni ilegalidad".
  • Según Maza, Moix tampoco estaba legalmente obligado a comunicar a sus superiores que era copropietario de la sociedad en el paraíso fiscal, puesto que no tenía otra actividad que la propiedad de un inmueble.
  • Y es que el siguiente objetivo a batir, tras Moix, es, precisamente Maza.
El fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix (en la imagen), ha presentado su dimisión este jueves después de que se revelara que posee desde 2012 el 25% de una sociedad offshore en Panamá, bajo la que se camufla la propiedad de un chalé en Collado-Villalba, que tanto él como sus tres hermanos recibieron como herencia de sus padres, ha acabado forzando su dimisión. Moix ha tomado esta decisión tras reunirse esta mañana con el fiscal general del Estado, José Manuel Maza, quien ha defendido en cualquier caso a Moix y ha alegado que "no ha existido en su comportamiento ningún tipo de irregularidad ni ilegalidad". También ha explicado que él no ve motivos para su dimisión y que ha tratado de convencerle para que no dimita, pero que no lo ha conseguido. Maza ha añadido que Moix tampoco estaba legalmente obligado a comunicar a sus superiores que era copropietario de la sociedad en el paraíso fiscal, puesto que no tenía otra actividad que la propiedad de un inmueble. El propio Moix, tras defender estos días que su comportamiento fue correcto y transparente y descartar la dimisión, admitió ayer miércoles que se equivocó al no informar de su situación al fiscal general y abrió la puerta a su salida. «No tengo ningún apego al cargo», declaró. Moix llevaba en el cargo desde el pasado mes de febrero. Al final, Maza necesita un cortafuegos. Porque la siguiente pieza es él mismo. Y luego el ministro de Justicia, en un efecto dominó que no se sabe dónde acabará. José Ángel Gutiérrez [email protected]