• La reducción de deuda de la constructora ha sido la más consistente del sector.
  • No ha dudado en jibarizarse con tal de desapalancarse.
  • A partir de ahora, las prioridades serán construcción y obra industrial.
  • Y se inicia la temporada de compras. Primer objetivo: Estados Unidos.
Manuel Manrique (en la imagen) se ha consolidado como presiente de Sacyr y ha consolidado la empresa. Ha sido la constructora que menos ha dudado a la hora de reducir perímetro y vender activos con tal de reducir el endeudamiento. En otras palabras, no ha dudado en jibarizarse para desapalancarse, que es el gran problema del sector. Al terminar el primer trimestre, Sacyr debía 7.084 millones mientras que a 30 de junio la deuda había caído hasta los 5.334. Y en agosto, tras la operación Testa, se había reducido hasta los 4.000 millones de euros tras la venta de Testa. Por cierto, ya ha cobrado 1.300 millones por la operación. Le quedan cuatrocientos. Operación Repsol: no, Manrique no tiene vocación de quedarse permanentemente en la petrolera, pero con el crudo por los suelos este no es el momento para vender. En cualquier caso, si la acción alcanza los 13,50 euros (y hablamos de vencimiento a 2018) estaría cubierto el total del capital. Por otra parte, y tras la etapa de transición desde la salida de Luis del Rivero, queda marcada por la cotización: cuando te jibarizas pierdas valor, ciertamente, pero cuando vas generando ingresos, más especializados, y siempre dependiendo de la crucial participación en Repsol, con el crudo a la baja, el mercado te castiga. Por otra parte, ya consolidado en la Presidencia, Manrique mira hacia adelante. A partir de ahora, Sacyr se centrará en construcción y en obra industrial. No nos engañemos, ha obtenido grandes contratos en el exterior, pero la construcción internacional tiene mucho glamour y poco margen. La construcción industrial ya es otra cosa y no es un secreto que Manrique espera más generosidad por parte de Repsol en este punto, al menos mientras siga figurando en su accionariado y en su consejo. Y se inicia la temporada de compras, ahora que ha terminado la de ventas. El primer objetivo es comprar una empresa en Estados Unidos. Ya se está en ello, pero Manrique es partidario de no comprar con prisas. Eulogio López [email protected]