• El presidente argentino anima a las empresas españolas a invertir en su país.
  • Pero no se han disipado todavía las dudas por el temor a la inseguridad jurídica y a los cambios políticos en el país hispanoamericano.
  • La expropiación de YPF a Repsol supuso un 'antes y un después' en las relaciones de las empresas españolas con Argentina.
Prosigue la visita del presidente argentino Maurico Macri a España (en la imagen). Ayer miércoles, en su discurso en el Congreso, habló de la "alianza estratégica" entre España y una Argentina que ha abierto "una etapa de estabilidad macroeconómica" y cuyos principales objetivos son acabar con la pobreza y combatir el narcotráfico. Asimismo, alentó a las empresas españolas que han dejado su sello de calidad en Argentina a que, ante "esta nueva etapa de estabilidad económica y reglas del juego claras", consoliden su situación y "ejerzan como señuelo para atraer nuevas compañías". Sin embargo, como explica La Nación, el deseo de Macri contrasta con las dudas del empresariado español, que observa con cautela los cambios en la Argentina. Dice La Nación: "Es recurrente entre los empresarios españoles la inquietud sobre la viabilidad de largo plazo en el giro liberal de la coalición oficialista Cambiemos. Apoyan el rumbo de las medidas aplicadas por el Gobierno, pero los preocupan la demora en la recuperación, la alta tasa de inflación y la posibilidad de un vuelco político que traiga de regreso al populismo". Es decir, que todavía existe el temor a la inseguridad jurídica y a cambios políticos en el país sudamericano. Y es que, recordemos, la apuesta de las multinacionales españolas por Argentina se desplomó a la mitad desde principios de esta década, sobre todo a partir de la expropiación forzosa de YPF a Repsol dispuesta por la anterior presidenta Cristina Fernández de Kirchner en 2012. Lo que supuso un 'antes y un después' en las relaciones de las empresas españolas con aquel país. De hecho, Repsol asegura que no va a volver a Argentina… Andrés Velázquez [email protected]