• Gobierno sirio y rebeldes inician otra ronda de conversaciones en Astana (Kazajistán), con Turquía y Rusia como valedores de uno y otro.
  • La delegación de la oposición incluye a 13 facciones rebeldes, mientras la gubernamental está encabezada por el embajador sirio ante la ONU.
  • Un punto importante en la mesa de negociaciones es mejorar la situación humanitaria en todo el país.
Gobierno sirio y rebeldes inician este lunes en Astana, la capital de Kazajistán, una nueva ronda de negociaciones de dos días con Rusia y Turquía como valedores. En el caso de Moscú, del Gobierno sirio; y Ankara, como valedora de las facciones opositoras. Los rebeldes buscarán reforzar el alto el fuego como primera medida, informa Euronews. La delegación de la oposición incluye a 13 facciones rebeldes, mientras la gubernamental está encabezada por el embajador sirio ante la ONU. Un punto importante en la mesa de negociaciones es mejorar la situación humanitaria en todo el país. Yahya Al-Aridi, portavoz opositor, dijo: "La prioridad es consolidar el acuerdo firmado entre Turquía y Rusia el pasado 30 de diciembre sobre el alto el fuego para ampliar la tregua a toda Siria y, al mismo tiempo, discutir todas las violaciones del acuerdo por parte de Irán y el régimen, como en Wadi Barada, Homs, el sur de Damasco y otras áreas de Siria". No obstante, en el último minuto los rebeldes se negaron a negociar cara a cara con el régimen sirio de Bashar al Assad, informa Swissinfo. Aun así, el enviado especial del presidente de Rusia Alexandr Lavrentiev se ha mostrado optimista sobre los resultados de las conversaciones para el arreglo del conflicto de Siria en Astaná. "No hay una solución simple al conflicto, pero no escatimamos esfuerzos para intentar acercar las posiciones de la partes en el conflicto sirio, es decir, el Gobierno y los grupos armados de la oposición", dijo. Andrés Velázquez [email protected]