• El presidente de ACS y del club blanco, Florentino Pérez, se lleva bien con el emirato árabe, que es más moderado que su vecino Qatar.
  • En pro del negocio, Florentino Pérez no duda en cambiar el escudo del Real Madrid: quita la cruz católica para negociar con los países árabes.
  • Una unión de altos vuelos: la aerolínea Fly Emirates patrocina a los 'merengues' desde julio de 2013 por cinco temporadas.
  • El nuevo contrato en Abu Dhabi lo ejecutará la filial de ingeniería de ACS, Intecsa Industrial, que tiene otros proyectos en el emirato.
Parece que a ¡Oh capitán, mi capitán!, es decir, a Florentino Pérez (en la imagen), le van bien las cosas, pues sus negocios se mueven entre el Real Madrid, que opta ha llevarse su undécima Champions, y Abu Dhabi. De hecho, se acaba de adjudicar el diseño, suministro de equipos y materiales, construcción y puesta en marcha de una planta de manejo y tratamiento de residuos industriales por 235 millones de euros. No es ningún secreto que el presidente de ACS, donde tiene un sutilísimo estilo para dar beneficios, y máximo dirigente del club blanco se lleva bien con el emirato árabe, el cual es mucho más moderado que su vecino Qatar. Es más, en pro del negocio, Pérez no duda en cambiar el mismísimo escudo del Real Madrid en sus relaciones comerciales con los países árabes. Todo sea por no molestar a los que ponen la pasta. Esta unión se podría denominar de altos vuelos porque la aerolínea de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Fly Emirates, es patrocinador de los 'merengues' desde julio de 2013 por cinco temporadas, a razón de 22 millones por temporada. Y en esto, paradójicamente, también rivaliza con el Barça, que tiene como sponsor a la aerolínea qatarí, Qatar Airways. Volvamos al nuevo contrato logrado en Abu Dhabi. Lo ejecutará la filial de ingeniería de ACS, Intecsa Industrial, que ya está ejecutando otro proyecto para el mismo cliente -Abu Dhabi Oil Refining COmpany, filial de la Abu Dhabi National Oil COmpany (ADNOC)-. Además, Intecsa acaba de terminar otros dos proyectos: uno en su refinería de la ciudad de Abu Dhabi y otro en la refinería de Ruwais. Cristina Martín [email protected]