• Coloca bonos por valor superior a los 1.000 millones de dólares para pagar importaciones.
  • Tras eliminar el 'cepo cambiario', el nuevo Gobierno intenta normalizar las relaciones con los mercados.
  • Y es verdad que es un paso adelante, sobre todo, para el comercio exterior, pero es un problema para el apalancamiento del país.
  • Paralelamente, hay un nuevo fallo judicial a favor del presidente argentino: sobreseimiento en la causa por presuntas agresiones a indigentes.
Como saben, las cosas están empezando a cambiar en Argentina tras el relevo en la Casa Rosada. Por ejemplo, los mercados confían en el nuevo presidente, Mauricio Macri (en la imagen), y están dispuestos a comprar bonos argentinos, algo que no hacían con su antecesora, Cristina Fernández de Kirchner. Sin embargo, esto tiene una consecuencia no tan positiva: Macri endeuda más al país para salir del paso. En concreto, el pasado lunes, Argentina colocó bonos por valor de 1.046,5 millones de dólares (unos 953,3 millones de euros), con el fin de pagar las importaciones que debían. Y es que tras eliminar el 'cepo cambiario', el nuevo Gobierno intenta normalizar las relaciones con los mercados. Recuerden que el 'cepo cambiario' es como popularmente se conocía a las restricciones en el mercado de divisas que impuso Cristina Fernández de Kirchner hace cuatro años. La colocación de bonos que ha realizado el nuevo Gobierno que preside Macri es cierto que es un paso adelante, sobre todo, porque busca normalizar el comercio exterior de productos. Pero también es un problema para el apalancamiento del país. Claro que a Macri no le queda otra opción. De hecho, al poco de asumir el cargo el pasado 10 de diciembre, liberó el mercado cambiario, aunque ello trajo consigo una devaluación inicial del 26,6%. Además, anuló impuestos a las exportaciones y entre sus planes está terminar con la cesación parcial de pagos que mantiene a Argentina fuera de los mercados internacionales de crédito. Paralelamente, Macri puede celebrar otra buena noticia: la Cámara Nacional de Casación rechazó un recurso de queja de la querella en la causa de la ahora disuelta Unidad de Control del Espacio Público (UCEP), donde se investigan lesiones y agresiones a indigentes, según ha informado Clarín. Dicho sobreseimiento se une al ya firmado en la causa de las escuchas, por lo que supone otro fallo a favor del presidente argentino. Cristina Martín [email protected]