• La tasa de hidrocarburos supone 0,66 euros por litro en el primer caso y 0,55 en el segundo, respectivamente.
  • Por eso no es baladí que Rajoy prepare el nuevo subidón fiscal y el primero sea el de hidrocarburos.
  • Este impuesto recauda y mucho: 7.923 millones hasta septiembre, mucho más que el de sociedades (5.667 millones).
  • Por tanto, es el tercer tributo, tras IRPF e IVA, que más dinero aporta a las arcas públicas.
Los impuestos sobre hidrocarburos no son nada despreciables porque hablamos de un tipo de tributo que es fijo por cada litro y al que luego se aplica el 21% de IVA. Y es que suponen más del 50% en el precio de los carburantes. Es decir, 0,66 euros (57%) en el caso de la gasolina sin plomo 95 y 0,55 euros (53%) para el del gasóleo A, cuyos precios medios se sitúan en 1,66 euros/litro y 1,03, respectivamente. En concreto, el impuesto sobre hidrocarburos consta de tres tipos: uno estatal general (de 40,07 céntimos de euro/litro en gasolina 95; 43,19 céntimos en gasolina 98 y 30,7 en gasóleos), otro estatal especial (2,4 céntimos) y otro autonómico (que oscila entre los 4,8 céntimos en Asturias a 1,7 céntimos en Madrid o cero en País Vasco, La Rioja, Cantabria y Castilla y León). Y por si todo esto fuera poco, después a la cuantía total se le aplica el IVA, con un tipo del 21%. Por ejemplo, si usted tiene un vehículo que usa gasolina 95, en Asturias paga en total: 57,2 céntimos/litro en impuestos. Por eso no es baladí que Mariano Rajoy prepare el nuevo subidón fiscal y que el primero sea el de hidrocarburos. Y es que es el más simple de aumentar, pues el contribuyente lo paga en la gasolinera por cada litro que reposta. Al mismo tiempo, hay que señalar que este impuesto recauda y mucho. Si observamos los últimos datos de la Agencia Tributaria al respecto, encontramos que los ingresos por el impuesto sobre hidrocarburos ascendieron a 7.923 millones de euros ( 8,5%) en los nueve primeros meses y a 918 millones ( 8,3%) sólo en septiembre. Estas cifras superan a las recaudadas por el impuesto de sociedades, que se situaron en 5.667 millones (-28,8%) y 370 millones ( 115,6%), respectivamente. Por lo tanto, el impuesto sobre hidrocarburos es el tercer tributo, tras el IRPF y el IVA, que más dinero aporta a las arcas públicas españolas. Volvamos al precio de los carburantes. El resto de sus componentes son: el coste al por mayor de la gasolina o del gasóleo supone casi el 30%, seguido de los costes de distribución (13-14%) y del margen bruto mayorista (2%). Y en todo esto, cómo no, no podemos olvidar que las petroleras, que ahora renacen en bolsa tras dos años de batacazo, viven condicionadas al precio del barril de petróleo. En 2015, el precio medio fue de 55 dólares/barril, pero en 2016 ha bajado hasta los 43 (en los meses de enero y febrero llegó a estar en 26 dólares), muy lejos de los 110 de octubre de 2014. Cristina Martín [email protected]