• Representantes del Gobierno argentino y de varios fondos acreedores se reunieron en Nueva York con un mediador, pero el encuentro se cerró sin acuerdos.
  • Según el Gobierno de Buenos Aires, el total de la deuda reclamada era inicialmente de 2.943 millones de dólares, pero al aplicarse los últimos fallos del juez Griesa, ha pasado a ser de 9.882 millones de dólares.
  • Es decir, una extorsión en toda regla.
Representantes del Gobierno argentino y de varios fondos acreedores -los denominados 'fondos buitre'- se reunieron en Nueva York con un mediador por el litigio que los enfrenta, pero el encuentro se cerró sin acuerdos y no se ha definido cuándo se reanudará el diálogo, informa Efe. Según publicó la prensa argentina este lunes, Luis Caputo, el enviado del gobierno del presidente liberal Mauricio Macri propondría a los fondos una quita de entre 15% y 25% para saldar la deuda. Así lo dio a conocer en un comunicado el mediador entre las dos partes, Daniel A. Pollack, al final de una reunión que se prolongó por varias horas en su bufete, en el centro de Manhattan, sin que hubiera oportunidad de entrevistar al final a los participantes. Pollack es un mediador designado por el juez Thomas Griesa para intentar acercar a las partes en un litigio que lleva varios años y que, a pesar de las sentencias judiciales al respecto, sigue sin una solución definitiva en cuanto a los reclamos hechos por los fondos. "No se ha alcanzado ningún acuerdo todavía. No se ha fijado una fecha u hora específica para la reanudación de las negociaciones, pero es posible que puedan continuar esta semana", dice el comunicado. La reunión fue la segunda entre las partes desde que asumió en Argentina el Gobierno de Mauricio Macri. La delegación argentina estaba encabezada por el secretario de Finanzas, Luis Caputo, y también había representantes de cinco firmas administradoras de fondos de inversión, entre ellas Elliott, y Aurelius, las más importantes a este caso. Según el Gobierno de Buenos Aires, el total de la deuda reclamada en el juicio era inicialmente de 2.943 millones de dólares, pero al aplicarse los últimos fallos del juez Griesa ha pasado a ser de 9.882 millones de dólares. La reunión, que en principio se iba a prolongar hasta el martes, se inscribe en el litigio planteado contra Argentina por fondos de inversión que son propietarios de bonos soberanos en cese de pagos desde 2001 y que no fueron reestructurados. Griesa ordenó en 2014 congelar los pagos de Argentina a los acreedores que sí aceptaron las reestructuraciones de deuda, a la espera de que Argentina regularice su situación con los fondos acreedores que han presentado la demanda en Nueva York. El gobierno de Macri cree que un acuerdo con los fondos especulativos le permitirá al país regresar al mercado de financiación internacional y lograr inversiones de capitales extranjeros. Andrés Velázquez [email protected]