• Lo que significa que la necesaria reducción de impuestos se pospone para unas cuantas generaciones.
  • La irresponsabilidad de los políticos tiene una misma raíz: trabajan con el dinero de los demás.
  • Al mismo tiempo, la riqueza financiera de las familias crece.
  • Ahora, lo que hay que ver es quién salido de la crisis y quién se ha quedado atrás.
El Banco de España ha hecho públicas las cuentas financieras correspondientes al IV trimestre del año. Y la tónica  continúa. Los hogares españoles y las empresas han reducido su endeudamiento con la crisis. El Estado no. Nuestro Gobierno sigue aumentando su apalancamiento y su dependencia de todos los demás. La diferencia es que, además, el Gobierno paga su deuda con nuestros impuestos. Además, se entiende -aunque nadie sabe por qué- que el riesgo del endeudamiento estatal es menor que el privado. En cualquier caso, la tendencia marca el lado más oscuro de las cuentas financieras: los gobiernos se endeudan cada vez más con los que la necesaria reducción de impuestos, sobre todo en Occidente, queda para nunca. Lo que no se puede negar es que la economía de los españoles mejora. La riqueza de las familias creció durante 2016 en un 2,3%. Hablamos de riqueza financiera, pero es evidente que la inversión financiera no se produce cuando andas justo para llegar a fin de mes. Eso sí, lo que el Informe del Banco de España no explica es cuántos se han quedado atrás en esta salida de la crisis. Porque pudiera ser que la riqueza financiera de algunos no case con la de aquellos otros que… no llegan a fin de mes. Eulogio López [email protected]