• Y eso, porque creen que actualmente en Podemos hay "una cultura organizativa belicista, masculina y machista".
  • La propuesta errejonista pide que Vistalegre II sirva para dejar atrás la cultura organizativa en la que "prima el enfrentamiento frente el consenso".
  • También propone destinar un mínimo del 10% del presupuesto del partido para las políticas de igualdad, feminismo y LGTB.
  • Y quiere incluir en la Constitución el derecho a la identidad (de género, se entiende) para extenderlo por todo el país.
El equipo «Recuperar la ilusión» que lidera el secretario político de Podemos, Íñigo Errejón, ha lanzando este viernes su propuesta para feminizar el partido en la II Asamblea Ciudadana Estatal de Vistalegre, en la que, como en la estrategia política, hacen una dura autocrítica sobre el nivel de igualdad y feminización del partido, y concluyen que «se ha implantado una cultura organizativa belicista, masculina y machista» que deben corregir en el congreso de febrero, recoge ABC. «Hay graves carencias que es urgente solventar. La máquina de guerra electoral nos constituyó como un partido vertical que aprendió a resolver sus conflictos por medio del enfrentamiento bélico», aseguran los errejonistas en su documento, que este viernes han presentado la actual secretaria de Igualdad, Clara Serra, la diputada Ángela Rodríguez, y el propio Errejón. El texto arranca precisamente con un epígrafe titulado «Análisis de la coyuntura y autocríticas necesarias» que defiende que «para ganar, Podemos debe ser feminista y ofrecer un proyecto a las mujeres de nuestro país», y lamentan que estas tesis no siempre han contado «con la voluntad decidida y el apoyo del conjunto del partido». «Faltó impulso inicial y ha faltado voluntad política», denuncian, para añadir que esto les ha llevado «a cometer errores políticos y a carencias organizativas», como por ejemplo, que los hombres ocupen «un 75% de las secretarías generales» o que se haya dado visibilidad «a más hombres que a mujeres como cabezas de lista en las elecciones». «Tenemos un problema de segregación vertical y horizontal», sentencian más adelante. Estas carencias también llevan, a su juicio, a que muchas mujeres sigan confiando en el PSOE. «No tienen claro que Podemos ofrezca soluciones para sus problemas, en parte porque transmitimos una imagen excesivamente masculinizada y también porque tenemos muchas más caras masculinas visibles, y faltan portavoces mujeres y portavoces feministas», insisten. «A un partido que aspira a ganar le falta tomar consciencia de que, hoy, los casos más exitosos del bloque del cambio tienen rostro de mujer: Ada Colau, Manuela Carmena o Mónica Oltra. Hemos avanzado en el reconocimiento de que somos un partido feminista; hemos dejado cada vez más claro nuestro compromiso pero este ha sido aún insuficiente», añaden. Por todo ello, piden que Vistalegre II sirva para dejar atrás la cultura organizativa en la que «prima el enfrentamiento frente el consenso, la agresividad frente al cuidado, y la competitividad frente a la cooperación». «La lógica de ganadores y perdedores y de plebiscito constante reafirma esta cultura de la violencia que expulsa sobre todo a las mujeres», avisan. «Las dinámicas de Podemos son a menudo también muy agresivas y hostiles, tanto en consejos ciudadanos como en círculos, lo cual hace la convivencia muy dura y dificulta la conciliación. Esta cultura hace que haya una escasa presencia de mujeres en las secretarías generales, políticas, económicas y organizativas», ahondan. En concreto, «Recuperar la ilusión» propone, entre otras medidas, destinar un mínimo del 10% del presupuesto del partido para las políticas de igualdad, feminismo y LGTB y convertir el Área de Igualdad, Feminismos y Sexualidades en una secretaría con presencia en el Consejo de Coordinación, que elabore un Plan de Igualdad para la organización con presupuesto propio para su implementación. En lo que se refiere a paridad, proponen que las contrataciones realizadas respeten el equilibrio de género en un 60-40% mínimo y se fijen objetivos anuales para mejorar este porcentaje y que ningún órgano del partido con más hombres que mujeres. También plantean desarrollar protocolos contra el acoso sexual o sexista y contra las violencias machistas y «lgtbifóbicas» en la organización a nivel autonómico. «Es prioritario contar con un protocolo contra el acoso sexual y sexista para hacer frente a todas las situaciones de violencias machistas o micromachismos que pueden darse en un espacio de trabajo y en la organización», defienden. También proponen la elaboración de planes de formación permanentes con perspectiva de género para los y las trabajadoras, cargos orgánicos y cargos públicos de Podemos y crear un observatorio de Feminismo y LGTBI que supervise la implantación en el partido de las políticas propuestas y evalúe su cumplimiento y un Consejo Feminista de carácter consultivo formado por expertas del movimiento feminista y LGTBI. «Todas las comunicaciones de los órganos de Podemos deberán incorporar el lenguaje inclusivo», añaden. El equipo «Recuperar la ilusión» también esboza las medidas que Podemos deberá priorizar en su agenda política en su nueva etapa. «El derecho a una vida libre de violencias machistas y de discriminación lgtbifóbica, o el derecho a la identidad, deben convertirse en banderas de Podemos en la construcción del país que queremos y la España del futuro», señalan. «Queremos una Constitución feminista que garantice nuestras reivindicaciones y las convierta en derechos fundamentales», defienden. En esta línea, proponen incluir en la Constitución los derechos de las mujeres y el derecho a la identidad (de género, se entiende). Andrés Velázquez [email protected]