• El Tribunal Constitucional permitió la semana pasada al presidente boliviano presentarse nuevamente como candidato, en su cuarta reelección, en 2019.
  • Cosa que no ha gustado nada a los bolivianos, que rechazaron en febrero de este año tal posibilidad en un referéndum.
  • La oposición se había posicionado a favor del voto nulo en protesta por la "corrupción y la manipulación de la justicia".
  • Es decir, los bolivianos han respondido así a la campaña de la oposición y votaron abrumadoramente nulo en las elecciones judiciales realizadas este domingo.
El Tribunal Constitucional permitió la semana pasada al presidente boliviano Evo Morales presentarse nuevamente como candidato, en su cuarta reelección, en 2019. Cosa que no ha gustado nada a los bolivianos, que rechazaron en febrero de este año tal posibilidad en un referéndum. De hecho, en un duro golpe al gobierno del Presidente, los bolivianos respondieron a la campaña de la oposición y votaron abrumadoramente nulo en las elecciones judiciales realizadas este domingo, en un resultado que es visto como una advertencia del electorado a las intenciones del mandatario de buscar una nueva reelección en 2019, informa La Tercera. La oposición se había posicionado a favor del voto nulo en protesta por la "corrupción y la manipulación de la justicia", llamamientos que se incrementaron esta semana después del fallo del Tribunal Constitucional de Bolivia a favor de la finalización del límite de mandatos de los funcionarios del país, que permitiría a Morales presentarse nuevamente como candidato Más de 6,4 millones de bolivianos estaban habilitados este domingo para elegir en las urnas entre 96 candidatos ya preseleccionados por el Parlamento, en su mayoría oficialistas, para los principales tribunales del país: Supremo de Justicia, Constitucional, Agroambiental y al Consejo de la Magistratura. Se trata de la segunda vez que Bolivia escoge a través de sufragio popular a los magistrados y jueces de los principales tribunales del país tras las elecciones de 2011. "Este voto tiene además varias interpretaciones posibles respecto de la situación que vive el gobierno de Morales, en particular con la intención, avalada ahora por el Tribunal Constitucional, de habilitar al Presidente para una nueva reelección en el año 2019. Esto ha sido un atropello contra la voluntad popular expresada el 21 de febrero de 2016, por lo cual también la población ahora está ratificando de alguna manera esa voluntad contraria a una nueva habilitación de Morales", afirmó el periodista Carlos Morales. Según una encuesta publicada en septiembre, un 73% de los bolivianos piensa que la justicia está sometida al gobierno y sólo un 16% opinó que es independiente. José Ángel Gutiérrez [email protected]