• El endeudamiento de familias y empresas baja siete puntos en siete años en la zona euro.
  • En concreto, del 147 % del PIB en 2009 al 140% en 2016, según el Banco de España.
El artículo del Banco de España 'La evolución económica del sector privado en la zona del euro en 2016' describe la situación económica del sector privado no financiero en la zona del euro durante 2016, a partir de las cuentas sectoriales. En concreto, señala que la evolución de la situación financiera de las familias y de las empresas de la zona de euro en 2016 mostró un comportamiento favorable, en un contexto de afianzamiento de la recuperación económica y de revalorización de los activos. A pesar de ello, el endeudamiento del sector privado no financiero permaneció en registros elevados, situándose ligeramente por debajo del 140 % del PIB, en términos consolidados del sector, lo que supone una ligera disminución desde los registros máximos del 147 % del PIB alcanzados en 2009. En el caso de las familias, la creación de empleo y la baja inflación permitieron un aumento de la capacidad adquisitiva, que, junto con el incremento de la riqueza, se reflejó en la fortaleza del consumo, en un contexto en el que el avance de los salarios nominales continuó siendo modesto, apunta la entidad. Añade que el ritmo de recuperación económica permitió a las empresas una mejora de los beneficios y de la inversión, si bien el esfuerzo inversor resultó todavía moderado, al tiempo que el sector continuó mostrando una capacidad de financiación. "El mayor dinamismo del crédito dirigido tanto a empresas como a familias fue compatible con avances adicionales en el proceso de corrección del endeudamiento, que fueron, no obstante, desiguales por países", explica. "En el caso de las empresas de mayor tamaño, prosiguió la recomposición del pasivo hacia la financiación basada en valores de renta fija, lo que en 2016 vino impulsado por las medidas de política monetaria del Eurosistema", concluye el Banco de España. En resumen, el Estado incrementa su deuda, que se sitùa en el 100 por 100 del PIB. Las empresas llevan desapalancándose siete años de crisis (aunque ahora vuelven a apalancarse para invertir) y la familias pagan sus deudas. Sin embargo, el Estado, el Gobierno, deja su deuda para que la paguen nuestros hijos. Andrés Velázquez [email protected]