• El volumen de negocio mejoró un 5,38% y alcanzó los 2.152 millones.
  • Y la obra social aumentó su presupuesto un 33,75%, hasta los 1,15 millones.
  • Asignatura pendiente, la morosidad, que sigue alta, en el 12,6%.
¿Quién dijo que el problema del sistema financiero español eran las cajas de ahorros? No señor. El problema fue otro bien distinto. La prueba la tenemos en las pocas cajas que aún quedan en España. Una de ellas es Caixa Ontinyent, que en 2015 obtuvo un beneficio neto de 4,6 millones de euros, un 12,12% superior al de 2014. Según el comunicado difundido este viernes, antes de saneamientos y dotaciones, el beneficio fue de 16,3 millones. En este sentido, la entidad ha señalado que los 11,7 millones de euros los destinará a provisiones y a acumular un nuevo fondo en pevisón de nuevas exigencias. Positivo fue también el volumen de negocio, que aumentó un 5,38% y alcanzó los 2.152 millones de euros. Gracias al buen comportamiento durante el ejercicio, el presupuesto de la obra social se ha incrementado un 33,75%, hasta los 1,15 millones de euros. El año pasado, Caixa Ontinyent desarrolló 261 actividades que permitieron el mantenimiento de 199 puestos de trabajo estable. La obra social de la caja benefició directamente a más de 250.000 personas. En conclusión, la entidad ha logrado superar lo peor de la crisis, aunque tiene una asignatura pendiente: la morosidad, que sigue alta, en el 12,6%, después de un ejercicio en el que se ha mantenido estable. Pablo Ferrer [email protected]