• "Estamos muy cerca de tener que activarlo", aseguró el primer vicepresidente de la CE, Frans Timmermans.
  • Por su parte, Polonia critica la reacción europea a su reforma judicial.
  • Pero la UE no soporta que Polonia esté gobernada  por un partido de marcado carácter cristiano y que se opone a las políticas a favor de la cultura de la muerte y contra la familia, las que promueve Bruselas.
La Comisión Europea (CE) abrió este miércoles la puerta a la activación del artículo 7 de los tratados europeos, que implicaría la suspensión del derecho a voto de la cristiana Polonia en las reuniones del Consejo de la Unión Europea (UE), en respuesta a las reformas judiciales propuestas por su Gobierno, informa 20minutos. "Estamos muy cerca de tener que activarlo", aseguró el primer vicepresidente de la CE, Frans Timmermans, en la rueda de prensa posterior a la reunión en la que se ha debatido la situación del Estado de derecho en Polonia. Timmermans advirtió de la existencia de "un peligro sistémico para el Estado de derecho en Polonia" a raíz de las reformas al sistema judicial propuestas por el Gobierno, que tendrían "un impacto significativamente negativo". Y es que la UE no soporta que Polonia esté gobernada por un partido de marcado carácter cristiano y que se opone a las políticas a favor de la cultura de la muerte y contra la familia que promueve Bruselas. Por eso, el Gobierno de Polonia, cuya primera ministra es Beata Szyd?o (en la imagen), tachó de infundada y prematura la reacción de Timmermans. A juicio del ministerio de Asuntos Exteriores polaco, el desacuerdo de la Unión Europea con ésta no justifica que se amenace con suspender el derecho a voto del país en las reuniones del Consejo de la Unión Europea (UE), informa DW. "Reiteramos nuestra disposición a explicar detalladamente a los representantes de la Comisión Europea todos los aspectos del proceso legislativo destinado a reformar el poder judicial en Polonia", reza el comunicado de Exteriores polaco. Allí se destacaba también que desde hace varios meses "se lleva a cabo en Polonia un proceso de reforma del sistema judicial sobre la base del mandato democrático y de acuerdo a un programa electoral". La formación Ley y Justicia cuenta con mayoría absoluta tanto en el Parlamento como en el Senado. No obstante, para que la reforma judicial entre en vigor es necesaria la ratificación del presidente, Andrzej Duda, también vinculado a esta formación y quien hasta el momento ha respaldado todas las medidas impulsadas por el Ejecutivo. Sin embargo, Duda sorprendió este 18 de julio con una declaración televisada: en esa alocución amenazó con no ratificar el polémico proyecto sobre el Tribunal Supremo a no ser que se aumente la mayoría parlamentaria necesaria para nombrar a sus representantes. La propuesta del presidente polaco exige una mayoría de tres quintas partes de la cámara. Además, la reforma en cuestión ha vuelto a unir a la mayoría de la oposición, que acusa al Gobierno nacionalista del partido Ley y Justicia de minar la independencia de los jueces y la división de los poderes. Andrés Velázquez [email protected]