• El mexicano considera que la operación ha dañado sus intereses repartidos por todo el planeta.
  • Abogados de Singapur, Estados Unidos y España preparan la ofensiva judicial de Del Valle.
  • Al mismo tiempo, tendrá que enfrentarse a las demandas de sus socios que le siguieron en su aventura española.
  • Por cierto, durante todo el proceso, Del Valle ha contado con la inestable colaboración del diario Expansión.
No deja de ser paradójico: el hombre que ha propiciado la caída del Popular se prepara ahora para impugnar la intervención del banco. Y lo hará por Asia (Singapur), América y Europa, ya que considera que la operación, en la que ha perdido más de 550 millones de euros, ha dañado sus intereses repartidos por los tres continentes. Con ese objetivo ha contratado Antonio del Valle (en la imagen) los servicios, entre otros, de Ontier en España y de Kirkland & Ellis en Estados Unidos. El mexicano está muy cabreado por el desenlace final del Popular y está dispuesto a utilizar toda la artillería jurídica disponible. No es el único frente que tiene abierto Del Valle porque los socios que le siguieron en su aventura española están que braman contra él. Por ejemplo, Divo Milán Haddad, consejero del banco mexicano Ve por Más. Don Divo -no es broma, se llama así- acusa a Del Valle de haberles ocultado los planes que tenía en el Popular, por ejemplo, de sus posiciones cortas. No es el único. El abogado mexicano Jorge Gastélum, en representación de varios accionistas del país, anunció, en rueda de prensa, su intención de demandar a Del Valle por, presuntamente, jugar a corto mientras era consejero, una práctica prohibida legalmente y tremendamente complicada de demostrar. Y si no, que se lo pregunten a la CNMV de Sebastián Albella, que aún sigue investigando el origen de las posiciones bajistas que golpearon la cotización del Popular. Por cierto, en todo el proceso que llevó a la sustitución de Ángel Ron por Emilio Saracho -"no tengo ni puta idea de cómo se gestiona este puto banco"-, hasta la intervención y posterior entrega de la entidad al Santander, Del Valle ha contado con la inestimable colaboración del diario Expansión. Control que no ha disminuido. Y si no, vean la portada de la edición en papel de este jueves: "La Audiencia estudia suspender la venta de Popular" y destaca en el subtítulo: "Admite un recurso que pide la paralización de su venta al Santander". Para empezar, no es el primer recurso -fue el que interpuso la OCU- y, segundo, todos los recursos que se están presentando y que están siendo admitidos, solicitan medidas cautelares. En definitiva, la gran hazaña, según Expansión, de la familia Del Valle, no es tal. Para entendernos, la estrategia de todos los despachos de abogados consiste en abrir, primero, la vía Contencioso-Administrativa contra el FROB, que fue quien ejecutó la orden de la JUR. Con esto consiguen que no se aplique el plazo previsto de dos meses para presentar recurso ante el Tribunal Europeo. En otras palabras, ganan tiempo. De forma paralela, la Audiencia ha rechazado este jueves el recurso presentado por un centenar de antiguos clientes del Popular en el que solicitaban medidas cautelarísimas, esto es, urgentes, para paralizar la decisión del FROB. La Audiencia, que tenía de plazo 48 horas, ha señalado que no aprecia razones para aplicar esas medidas urgentes. Por tanto, esas medidas cautelarísimas pasan ahora a ser cautelares ordinarias, por lo que el recurso se volverá a estudiar pero no de manera urgente. Pablo Ferrer [email protected]