• Ahora la propuesta pasa al Senado.
  • En caso de ser aprobada, en los treinta días siguientes se someterá a un referéndum en el que, según indican todas las encuestas, recibirá el apoyo de la gran mayoría de la población rumana.
  • Rumanía se convertiría así en el tercer país de la UE en hacerlo, tras Croacia y Eslovenia.
Con 270 votos a favor, 22 en contra y 13 abstenciones fue aprobada en el parlamento de Rumanía una propuesta de modificación de la Constitución, para garantizar que el matrimonio solo puede darse entre un hombre y una mujer, es decir, según la ley natural, publica Infocatólica. Se convierte así en el tercer país de la UE, tras Croacia y Eslovenia. De esa manera el parlamento rumano acepta la iniciativa de la Coalitia pentry Familie que recogió tres millones de firmas de ciudadanos que quieren evitar que su país apruebe alguna vez el «matrimonio» homosexual. La enmienda propuesta al párrafo 1 del artículo 48 de la Constitución rumana dice: «La familia se basa en el matrimonio libremente consentido entre un hombre y una mujer, en plena igualdad y en el  derecho y el deber de los padres de asegurar la educación, la educación y la instrucción de niños» El Tribunal Constitucional de Rumania aprobó la propuesta legislativa sobre la revisión de la Constitución iniciada señalando que cumplía con todas las demandas constitucionales. La iniciativa ha encontrado un amplio apoyo de todas las confesiones cristianas, incluyendo ortodoxos, católicos y evangélicos, así como grupos jurídicos internacionales como ADF International, Liberty Counsel y el Centro Europeo para el Derecho y la Justicia. Ahora la propuesta pasa al Senado. En caso de ser aprobada, en los treinta días siguientes se someterá a un referéndum en el que, según indican todas las encuestas, recibirá el apoyo de la gran mayoría de la población rumana. Hay que señalar que la Unión Europea no quiere que los rumanos voten a favor de la familia y contra el «matrimonio» homosexual y  están presionando enormemente contra ello, también según Infocatólica. José Ángel Gutiérrez [email protected]