• La alcaldesa de Madrid publicó su declaración de bienes la semana pasada, pero ya ha sido matizada.
  • Señaló que sólo poseía dos propiedades, cuando en realidad tiene cuatro, con un valor catastral de 389.000 euros.
  • Entre ellas, un chalet en el barrio de alto standing Conde de Orgaz y el 33% de otro contiguo de su amiga, la abogada Cristina Almeida.
  • Esta parte le costó 180.101,21 euros, de los cuales 120.000 euros los pagó en efectivo, "como decenas de miles de españoles hacen cada día", según Maestre y 60.101,21€ a través de transferencia.
  • "Evidentemente sí tenía ahorros para pagar", añadió la portavoz del Ayuntamiento, pero no todos los españoles pueden decir lo mismo.
Ya tenemos un nuevo lío por parte de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (en la imagen). En esta ocasión, a cuenta de su patrimonio, con el que la ex jueza no ha dudado en tomarnos el pelo. Como saben, el Ayuntamiento de la capital ha estrenado su Portal de la Transparencia y lo ha hecho por todo lo alto. Concretamente, publicando la declaración de bienes de los ediles de Ahora Madrid, entre ellas, la de la alcaldesa. Sin embargo, desde que se hizo pública la semana pasada, ya ha tenido que ser matizada en más de un aspecto. Parece que Carmena no es muy buena con los números. Al principio señaló que sólo poseía dos propiedades (una en Madrid y otra en El Espinar), pero en realidad tiene cuatro: un chalet en Conde de Orgaz -un barrio de alto standing de la capital-, el 33% del jardín del chalet contiguo al anterior y dos fincas en el pueblo segoviano citado. Eso sí, menos mal que no engañó en el valor catastral de dichas propiedades, que suma en total la nada desdeñable cifra de 389.000 euros. Además, 430.000 euros en acciones y una cuenta corriente con un saldo de 40.000 euros completan su declaración. Vamos, que según Carmena, su patrimonio asciende a 859.000 euros. Sin embargo, el asunto de las propiedades ha traído cola. En concreto, la alcaldesa pagó por el 33,3% del chalet de su amiga, la abogada Cristina Almeida, 180.101,21 euros en tres pagos. Dos de ellos (de 60.000 euros cada uno) los abonó en metálico, es decir, que Carmena pagó 120.000 euros en efectivo, "como decenas de miles de españoles hacen cada día", según ha afirmado la portavoz del Ayuntamiento, Rita Maestre. ¿Es una broma? Será lo que suelen hacer los ricos, no la gente de a pie. Mientras que el resto (60.101,21€) lo abonó Carmena a través de una transferencia. La portavoz del consistorio madrileño defendió a su jefa porque "evidentemente sí tenía ahorros para pagar". Claro que no todos los españoles pueden decir lo mismo, desgraciadamente. Y es que vivir en Conde de Orgaz no está al alcance de todos, a pesar de que los de Ahora Madrid quiten hierro al asunto, lo único que hacen es tomarnos el pelo. Pero no sólo se ríen de nosotros a cuenta de su patrimonio, sino también al hilo de otros temas. Carmena sembró la polémica con el Belén: ha desaparecido de algunos lugares emblemáticos de la capital y el de Cibeles será más bien doméstico, pues sólo contará con 30 figuras. Otro lío de la alcaldesa lo vivimos a raíz de la contaminación, una muestra de mal diagnóstico y mala terapia con la que también pretendía recaudar. Además, Carmena está dispuesta a retirar las bonificaciones al IBI -el mayor impuesto municipal- porque no le gustan las familias numerosas. Cristina Martín [email protected]