• En el cementerio de Guardian Angel Church fueron dañados 28 nichos, cinco cruces de madera y nueve de granito, 16 tumbas y la gran cruz que está en el ingreso.
  • Sajan K George: "Durante un encuentro hindú, un fundamentalista dijo que todos aquellos que comen vaca deben ser ahorcados".
  • Los cristianos en la India también sufren palizas, violencia e incluso asesinatos.
Al menos once cruces destruidas y un cementerio fue profanado: es el balance de los últimos episodios de intolerancia religiosa contra la minoría cristiana en el Estado indio de Goa. Los hechos vandálicos comenzaron en el mes de junio y continúan repitiéndose. Las últimas dos cruces profanadas fueron encontradas el 13 de julio en el pueblo de Loutolim, a unos 40 km. al sur de la capital Panji, informa Asia News. Las primeras cruces fueron profanadas a fines de junio en los pueblos de S. José de Areal y Gudi Paroda. Luego en la noche entre el 9 y 10 de julio profanaron el cementerio de Guardian Angel Church en Curchorem Town, siempre al sur de la capital. Los vándalos han dañado 28 nichos, cinco cruces de madera y nueve de granito, 16 tumbas y la gran cruz que se encuentra en el ingreso del lugar destinado a la sepultura. Sobre estos graves episodios, Mons. Felipe Neri Ferrao, arzobispo de Goa y Daman, que habló de los incidentes "programados por personas interesadas en provocar la discordia entre las comunidades y promover el odio religioso". El arzobispo lanzó un pedido a las "personas de toda fe, para se abstengan de realizar acciones de represalia o aumentar la llama del odio religioso". Todos los partidos políticos han condenado los incidentes y el Congress pidió que se realice una investigación por parte de la policía federal del Central Bureau of Investigation (CBI). Al contrario  Vijai Sardesai, líder del Goa Forward Party, aliado de gobierno con el Bjp (Bharatiya Janata Party, partido nacionalista hindú), dijo que "la policía local está en grado de investigar sobre los casos". En cambio, según Sajan K George, presidente del Global Council of Indian Christians (GCICI), las motivaciones y el origen de los ataques son claros. "En junio-explica a AsiaNews- en Goa se reunió en la All India Hindu Convention. El resultado fue la profanación y la inseguridad para la minoría. Durante el encuentro, Sadhvi Saraswati, presidente del Sanatan Dharma Prachar Seva Samiti, dijo que aquellos que comen vaca deben ser ahorcados en público". El líder cristiano reporta que Sadhvi, de 29 años afirmó: "He pedido a los hindúes que abracen las armas en defensa de la vaca, nuestra madre". En una conferencia de prensa en Panaji, habría pasado "una moción para pedir la instauración de una Hindu rashtra (nación hindú). Así que la persecución a los cristianos en la India revista nuevas formas. Porque, como se recordará, los cristianos han sufrido violencia, palizas e incluso han sido asesinados por los fundamentalistas hindúes. José Ángel Gutiérrez [email protected]