• La Confederación Sindical Internacional ha advertido de que los constantes abusos que sufren los obreros en Qatar podrían causar la muerte de 4.000 personas antes de 2022.
  • Human Rights Watch ha publicado un informe que denuncia que los trabajadores corren el riesgo de sufrir condiciones de explotación y abuso, que equivalen en ocasiones a trabajo forzoso.
  • El informe examina un sistema de reclutamiento y empleo que deja prácticamente atrapados a los trabajadores migrantes en sus puestos de trabajo.
  • Además, las leyes qataríes prohíben que los trabajadores migrantes formen sindicatos o se declaren en huelga. 
En Qatar se están llevando a cabo obras de construcción de estadios e infraestructuras con motivo del Mundial de Fútbol de 2022. Más de 1,4 millones de trabajadores migrantes trabajan en la construcción de hoteles, autopistas, aeropuertos y estadios. De acuerdo con los datos de Deloitte, Qatar invertirá cerca de 200.000 millones de dólares (casi 150.000 millones de euros) en proyectos de construcción distintos que los meramente deportivos, y contratará 500.000 trabajadores adicionales para finalizarlos.

Algunas informaciones aparecidas en los medios hablan de los abusos que se están cometiendo contra los obreros. Por ejemplo, que el Mundial de Qatar 2022 registra ya 1.200 trabajadores muertos. Y que la Confederación Sindical Internacional (CSI) adelantó que el número podría incrementarse hasta 4.000 fallecidos si no se toman medidas. Son, en su gran mayoría, obreros inmigrantes de India y Nepal.

La confederación sindical asegura que las malas condiciones laborales son la principal causa de la alta mortalidad de los trabajadores en Qatar: "Accidentes, ataques cardíacos por las altísimas temperaturas o enfermedades causadas por las condiciones de vida miserables", recoge Infobae

El informe de la CSI está elaborado por los datos obtenidos en las embajadas de India y Nepal. Los nepaleses comunicaron, en febrero, el fallecimiento de 400 trabajadores, desde 2010, en obras de construcción para el Mundial de Fútbol 2022. Al mismo tiempo, los indios proporcionaron la información de 500 compatriotas muertos desde 2012 en el Estado del golfo.

Y en Nepal, más de 600 familias han perdido a alguno de sus miembros trabajando en las obras. La Confederación Sindical Internacional (CSI) ha advertido de que los constantes abusos que sufren los obreros en Qatar podrían causar la muerte de 4.000 personas antes de 2022, informó El País.

Por su parte, Human Rights Watch ha publicado un informe que también destaca que cientos de miles de trabajadores migrantes de la construcción mayoritariamente de Asia meridional en Qatar corren el riesgo de sufrir condiciones de explotación y abuso, que equivalen en ocasiones a trabajo forzoso.

El informe de 146 páginas, 'Construir una mejor Copa Mundial: Protección de los trabajadores migrantes en Qatar de cara a la FIFA 2022', examina un sistema de reclutamiento y empleo que deja prácticamente atrapados a los trabajadores migrantes en sus puestos de trabajo. Los problemas a los que se enfrentan incluyen tasas de contratación desorbitantes, que pueden tardar años en pagar, la confiscación habitual de sus pasaportes por parte de los empleadores y el sistema restrictivo de patrocinio de Qatar, que otorga a los empleadores un control desproporcionado sobre sus trabajadores.

Human Rights Watch observó que, con frecuencia, el alto nivel de endeudamiento y las restricciones a las que se enfrentan los trabajadores si quieren cambiar de empleador los obligan a aceptar empleos y condiciones de trabajo que no habían aceptado en sus países de origen, o a continuar trabajando en condiciones abusivas. Los trabajadores se enfrentan a obstáculos para presentar quejas o buscar resarcimiento, y los abusos suelen pasar desapercibidos por las autoridades gubernamentales.

Human Rights Watch constató que Qatar tiene una de las leyes de patrocinio más restrictivas de la región del Golfo Pérsico, ya que los trabajadores no pueden cambiar de trabajo sin el permiso de sus empleadores, independientemente de que hayan trabajado durante dos o veinte años, y todos los trabajadores necesitan que el empleador que los patrocina firme un "permiso de salida" antes de que puedan abandonar el país.

Las leyes qataríes prohíben que los trabajadores migrantes formen sindicatos o se declaren en huelga, a pesar de que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala que la libertad de asociación es un derecho fundamental. Según Human Rights Watch, una propuesta reciente del Gobierno de un "sindicato de trabajadores" no cumple los requisitos mínimos de la libertad de asociación, ya que restringe todos los puestos de toma de decisiones a los ciudadanos qataríes.

Por todo ello, tanto el Gobierno como la Fédération Internationale de Football Association (FIFA) tienen que asegurarse de que se cumpla su compromiso de respetar los derechos de los trabajadores con vista a la Copa Mundial de 2022, señaló Human Rights Watch. Los contratistas de la construcción también deben adoptar compromisos específicos y públicos de respetar las normas internacionales del trabajo, exigió Human Rights Watch.

Una empresa norteamericana puede ayudar a liberar a esos trabajadores de Qatar que trabajan en condiciones inhumanas explotados por jefes que les impiden hasta regresar a casa. Una alerta internacional, que se puede firmar aquí.

Andrés Velázquez
[email protected]