• Dos supuestos 'expertos independientes' ignoran la legislación española y piden al Estado que no vulnere libertades ante el 1-O.
  • Esto solo lo han podido decir con el consentimiento tácito de la ONU: muy lamentable.
El pasado 7 de septiembre, el Tribunal Constitucional de España suspendió el referéndum separatista del 1 de octubre por considerar que esta consulta vulnera abiertamente el Estatut y la Constitución, "pretendiendo subvertir el ordenamiento jurídico de aplicación en Cataluña". El Ejecutivo sostiene también que las leyes aprobadas por el Parlament para realizar este referéndum suponen un "incumplimiento manifiesto de sentencias judiciales", con el objetivo de "imponer un proyecto excluyente que divida a la sociedad catalana". Y todo esto es lo que ignoran dos supuestos 'expertos independientes' de la ONU -David Kaye y Alfred de Zayas- que han instado a las autoridades españolas a garantizar que las medidas adoptadas de cara al referéndum "no interfieran con los derechos fundamentales a la libertad de expresión, reunión y asociación y participación pública", recoge El Periódico. Kaye y De Zayas indican en el comunicado que el 21 de septiembre más de 4.000 agentes de Policía fueron desplegados en Cataluña, con una orden del Gobierno de "actuar en caso de que se celebrara el referéndum ilegal". "Nos preocupa que esta orden y la retórica que la acompaña puedan aumentar las tensiones y el malestar social", subrayan los expertos. Los relatores han estado en contacto con el Gobierno español con respecto a la situación en Cataluña. "Independientemente de la legalidad del referéndum, las autoridades españolas tienen la responsabilidad de respetar los derechos que son esenciales para las sociedades democráticas", sostienen los dos relatores. "Las medidas que estamos presenciando son preocupantes porque parecen violar derechos individuales fundamentales, limitando el flujo de información pública y la posibilidad de un debate abierto en un momento crítico para la democracia española", señalan. Todo muy lamentable. Y solo lo han podido decir con el consentimiento tácito de la ONU… Andrés Velázquez [email protected]