• La medida amplía las facultades de la policía, autorizando, entre otras acciones, las entradas en domicilios sin orden judicial.
  • Sindicatos, agrupaciones y organizaciones de izquierdas se oponen a esas medidas de excepción.
  • Pero los atentados yihadistas de París del pasado 13 de noviembre han hecho mella en la República de la 'libertad, igualdad y fraternidad'.
El Parlamento francés aprobó este martes la prolongación hasta el próximo 26 de mayo el estado de emergencia decretado por el presidente François Hollande tras los atentados yihadistas de París del pasado 13 de noviembre. La prórroga, la segunda hasta ahora, se justifica por una amenaza terrorista "más alta que nunca". Los diputados han aprobado la prolongación con 212 votos a favor y solo 31 en contra. La declaración de estado de emergencia permite al Gobierno francés tomar medidas excepcionales que en circunstancias normales no tiene permitido. Por ejemplo, permite a las fuerzas del orden restringir la circulación de vehículos y personas, ordenar registros en domicilios sin necesidad de orden judicial, decretar arrestos domiciliarios a personas "cuya actividad resulte peligrosa para la seguridad y el orden público". También instaurar "medidas para asegurar el control de la prensa". Asimismo, las autoridades pueden suspender espectáculos públicos y cerrar museos, centros escolares, bibliotecas, gimnasios u otros sitios públicos. Numerosos sindicatos, agrupaciones y organizaciones de izquierdas se opusieron a esas medidas de excepción así como al proyecto de ley de retirar la nacionalidad a los binacionales condenados por terrorismo. En paralelo, continúa el trámite para que se apruebe la reforma constitucional que introducirá el estado de emergencia dentro de la Constitución (actualmente se hace mediante ley ordinaria) y que permitirá la retirada de la nacionalidad francesas a los condenados por terrorismo, informa El Periódico. Andrés Velázquez [email protected]