• En concreto, la ganadora del concurso público internacional convocado es la agrupación empresarial México-Minorbis, que forma con la compañía cordobesa Magtel.
  • Se trata del culpable del vertido de ácido y minerales al río Sonora que se produjo el pasado verano en el estado azteca del mismo nombre.
  • El complejo minero sevillano tampoco es ajeno a catástrofes medioambientales: lleva clausurado desde 1998 debido al vertido tóxico provocado por la rotura de la balsa de residuos.
  • Se calcula que tiene unas reservas por explotar de 35 millones de toneladas de cobre, plomo y zinc, aunque la cifra podría ser de hasta 80 millones. Además de crear empleo en una región tan castigada por el paro.

Al final se ha confirmado lo que Hispanidad señaló hace poco más de un mes y la Junta de Andalucía ha adjudicado Aznalcóllar a una empresa contaminante. Concretamente la ganadora del concurso público internacional ha sido la agrupación empresarial México-Minorbis, formada por la compañía cordobesa Magtel y Grupo México. Este último fue el culpable del vertido de ácido y minerales al río Sonora que se produjo el pasado verano en el estado azteca del mismo nombre.

Esta adjudicación permite la reapertura del complejo minero sevillano, que tampoco es ajeno a las catástrofes medioambientales. En concreto, lleva clausurado desde 1998 debido al vertido tóxico provocado por la rotura de la balsa de residuos y aguas ácidas, que llegó a las puertas del Parque Natural de Doñana y provocó una de las mayores catástrofes medioambientales que se han producido en nuestro país.

En el momento en que ocurrió este desastre, la multinacional sueca Boliden, a través de su filial española Boliden-Apirsa, era la que gestionaba la explotación minera. Sin embargo, tras el vertido tóxico se fue de rositas y se negó a pagar los 91 millones de euros que costó la limpieza y restauración de la zona.

Un comportamiento bastante diferente al que parece tener Grupo México, que desde el principio se mostró dispuesto a pagar por los daños causados y ya ha empezado a hacerlo. El pasado mes de septiembre su fideicomiso abonó los primeros 500 millones de pesos mexicanos (unos 29 millones de euros) y en febrero de este año la cifra pagada ya era de 800 millones de pesos mexicanos (unos 47 millones de euros). Además, el pasado el 27 de enero empezó la limpieza del río Sonora, en la primera de las cinco zonas determinadas en que se han dividido los 276 kilómetros afectados. Esta primera tiene 30 kilómetros y fue la que sufrió un mayor impacto por el vertido tóxico.

Volvamos a Aznalcóllar. Se calcula que el complejo minero sevillano tiene unas reservas por explotar de 35 millones de toneladas de cobre, plomo y zinc, aunque la cifra podría ser de hasta 80 millones, según informó El Mundo. Además su reapertura podría crear empleo, algo que es más que necesario en una región como Andalucía tan castigada por el paro.

Entre las reacciones, el alcalde de Aznalcóllar, Agapito Ramírez (IU-CA), ha pedido a la Junta más información sobre el proyecto México-Minorbis, puesto que no ha habido reunión entre este grupo y el Ayuntamiento. Sin embargo, sí hubo este encuentro con la otra agrupación que se presentó al concurso, Emerita-Forbes Manhattan.

Un apunte más. El gobierno autonómico que lidera la socialista Susana Díaz ha querido limpiar un poco su turbia imagen y ha retransmitido la resolución del concurso de adjudicación en directo por Internet, como muestra de transparencia.

Cristina Martín

[email protected]