• Bajo la lógica de que dicha gestión redunda en beneficio de la UE en su conjunto.
  • En el ámbito económico, se analizará la propuesta de completar la Unión Bancaria con la creación de un mecanismo de apoyo al Fondo único de Resolución y de un Sistema Europeo de Garantía de Depósitos.
  • España propone la puesta en marcha gradual de un presupuesto para la zona euro que pueda actuar para estabilizar la economía en caso de crisis.
Hoy, miércoles 10 de enero, tendrá lugar en Roma la IV Cumbre de los jefes de Estado o de Gobierno de los Países del Sur de la UE. En la Cumbre de Roma está previsto que participen el presidente del Consejo de Ministros italiano Gentiloni, el presidente chipriota Anastasiades, el presidente francés Macron, el primer ministro maltés Muscat, el primer ministro griego Tsipras, el primer ministro portugués Costa y el presidente del Gobierno español, informa Moncloa. Esta Cumbre es la continuación de la Cumbre de Atenas celebrada el pasado 9 de septiembre de 2016, la Cumbre de Lisboa del pasado 28 de enero de 2017 y la más reciente Cumbre de Madrid del 10 de abril de 2017. Está prevista la adopción de una Declaración conjunta. El contenido de la cumbre estará centrado en cuestiones migratorias y de asilo y en la Unión Económica y Monetaria. En relación con las cuestiones migratorias y de asilo, se planteará la necesidad de que la Unión Europea preste apoyo a los Estados que gestionan una frontera exterior de la UE, como es el caso de los países del Sur de la UE participantes en esta Cumbre, bajo la lógica de que dicha gestión redunda en beneficio de la UE en su conjunto; el fortalecimiento del diálogo y de la cooperación con los países de origen y de tránsito de los flujos migratorios y el desarrollo de un Sistema Europeo Común de Asilo basado en los principios de responsabilidad y solidaridad. En el ámbito económico, el principal punto a debate serán las propuestas para la reforma de la Unión Económica y Monetaria, tras la Euro Cumbre del pasado 15 de diciembre. En particular, se analizará la propuesta de completar la Unión Bancaria con la creación de un mecanismo de apoyo al Fondo único de Resolución y de un Sistema Europeo de Garantía de Depósitos; y se plantearán el desarrollo de mecanismos que permitan a la Unión Europea hacer frente de forma más eficaz a futuros shocks. En este último ámbito, España propone la puesta en marcha gradual de un presupuesto para la zona euro que pueda actuar para estabilizar la economía en caso de crisis. Además, los jefes de Estado y de Gobierno tendrán también oportunidad, en Roma, de intercambiar opiniones sobre el futuro marco financiero plurianual de la Unión Europea post 2020, cuyas negociaciones deben empezar en los próximos meses. A dichos asuntos cabría añadir otros que serán objeto de discusión: cuestiones institucionales (las denominadas "consultas ciudadanas" y las listas transnacionales al Parlamento Europeo), la política de seguridad, la Política Social tras la Cumbre de Gotemburgo y los "bienes públicos europeos" (gestión de las fronteras exteriores de la UE, política de defensa, iniciativas comunes de inversión, y desarrollo de la ciudadanía europea). La Cumbre de Roma tendrá lugar en un contexto europeo marcado por el inicio de la primera Presidencia semestral búlgara del Consejo de la Unión Europea, la adopción en el Consejo Europeo de los pasados días 14 y 15 de diciembre de nuevas orientaciones para el Brexit, el inicio, por primera vez, del procedimiento del artículo 7 del TUE (previsto para supuestos en que Estados miembros cometen violaciones de valores fundamentales de la UE) respecto de Polonia el pasado 19 de diciembre y la convocatoria de elecciones en Italia, país anfitrión, el próximo 4 de marzo. Andrés Velázquez [email protected]